Un triunfo millonario. El último superclásico del 2015, jugado en la provincia argentina de Còrdoba ante una multitud, quedó en manos de River, que venció con claridad a su rival de toda la vida en el encuentro más apasionante del #Fútbol argentino.

A los 7 minutos, luego de una gran jugada colectiva, con pisada de Vega, taco de Mora, habilitación estupenda de Pisculichi y definición impecable de Lucho González, River se puso arriba en el marcador, para festejo de la parcialidad millonaria.

Luego del 1-0, el conjunto dirigido por Gallardo tuvo el control de la pelota pero sin inquietar mucho el arco defendido en esta ocasión por Guillermo Sara.

Anuncios
Anuncios

A los 28 minutos, Monzón le dio una patada descalificadora a Mora y se fue expulsado correctamente por el árbitro Beligoy. dejando a Boca con un jugador menos y en plena derrota parcial.

Y el primer tiempo finalizó bastante deslucido, con el dominio territorial de River pero sin grandes jugadas asociadas ni situaciones de gol.

En el complemento, se repitió lo mismo. Boca jugó un partido muy flojo, con un rendimiento opaco, impotente, con una expresión colectiva apática. Apenas chispazos intermitentes de Chàvez, algo de Bentancur y muy poco de Pavón en lo que fue una labor inolvidable del equipo de Arruabarrena, casi sin ideas.

Y River, con un gran partido de Ponzio, muy buenos toques de Pisculichi, la solidez infranqueable de Maidana y la movilidad de sus delanteros Mora y Viudez, comenzó a llegar al arco con mayor claridad.

Anuncios

Con los ingresos de Martínez y Saviola, tuvo más opciones de gol y no amplió el marcador por impericia y errores propios en la definición.

Fue triunfo 1-0 para River, que sigue de festejo en un año extraordinario que incluyó la obtención de la Recopa Sudamericana y la tan ansiada Copa Libertadores de América.  

En un par de meses estará jugando en el Mundial de Clubes en Japón en una hipotética final frente al Barcelona de Messi y compañía. Boca debe enfocarse en el campeonato local, donde tiene la gran chance de salir campeón, ya que consiguió una considerable ventaja sobre sus rivales inmediatos.

Se fue el último superclásico del año y festejó River, con una fiesta de sus simpatizantes en Córdoba.