La disputa entre Marc Márquez y Valentino Rossi está adquiriendo dimensiones auténticamente inesperadas. Parece sorprendente como en poco días la víctima (Marc Márquez) ha pasado a ser el culpable y el culpable (Valentino Rossi) vuelve a ser el bueno. Recordemos que las primeras reacciones del mundo del motociclismo, en todo el mundo, fue de repulsa y censura hacia la acción del genio italiano, incluso en el país transalpino, dónde algunos expertos y periodistas deportivos llegaron a pedir una sanción mucho mayor para "il Dottore".

Sin embargo, la gran masa de fans que moviliza Rossi no ha tardado en ponerse manos a la obra para, de alguna manera, justificar e, incluso, hacer parecer a Márquez el malo de la película.

Anuncios
Anuncios

En las últimas horas, numerosas voces se han sumado a la campaña pro-Rossi (Materrazzi, exfutbolista que en esto de dar patadas entendía bastante, Sebastian Vettel, tetracampeón del mundo de F1 que actualmente milita en Ferrari, escudería que en Italia es prácticamente una religión y que parece haber adoctrinado bien al teutón...). No olvidemos que lo que se está aplaudiendo es patear a un compañero, ocasionando que perdiera el control de la moto y marchándose al suelo (con todo lo que esto podría haber acarreado) por el mero hecho que te está adelantando.

El último episodio de la guerra Rossi-Márquez, alimentada, sin duda, des de Italia, ocurrió hace pocas horas. Dos periodistas italianos cuyos nombres son Stefano Conti y Alessandro Onnis, miembros del programa humorístico televisivo de Mediaset Italia "La Lene", se desplazaron hasta Cervera, lugar de domicilio del vigente campeón de #Moto GP, para hacerle entrega de un premio nombrado "Coppa di Minchia", que a la traducción sería algo así como "Copa de Mierda".

Anuncios

Los padres del piloto avisaron a los periodistas, que esperaban delante de la casa familiar, que el encuentro que buscaban no se iba a dar y los amenazaron con alertar a la policía. Sin embargo, los periodistas no se dieron por satisfechos y se atrevieron a, presuntamente, allanar la casa para colarse en el garaje. Allí, se toparon con Marc y Álex Márquez que se disponían a salir a montar en bicicleta para proseguir con su entrenamiento. Tuvo que aparecer la policía para apaciguar los ánimos.

Lo que ocurrió en el interior del domicilio se desconoce. La versión de los periodistas es que los Márquez les atacaron y destruyeron su equipo (ver foto de noticia), la versión Márquez es que los periodistas les agredieron y actuaron en defensa a propia, además, informan que emprenderán medidas legales por agresión y allanamiento de morada. #Famosos #MotoGP