Desde que empezó la temporada 2015/2016, Paco Alcácer ha disputado un total de 444 minutos, 185 con la selección española y 259 con el Valencia CF (sin contar los partidos contra el AS Mónaco en la previa de la UEFA Champions League), logrando un total de 2 goles con España y tan solo 1 gol con su club. El rendimiento es infinitamente superior con el combinado nacional, en el que marca goles, abre espacios y, al contrario que en el #Valencia, recibe balones en condiciones. Esta es, probablemente, la causa principal por la que ha marcado 4 goles en los 6 encuentros que ha jugado, con un promedio de un gol cada 92 minutos.

Aquí es donde nace el debate entre los valencianistas, ¿por qué allí sí y aquí no? La explicación parte del estilo de juego de sus entrenadores: Nuno y Vicente del Bosque.

Anuncios
Anuncios

Este primero, busca un Valencia centrado en el juego por bandas, de ahí que la mayoría de las ocasiones vengan por centros, que casi nunca llegan a nada. En cambio, el juego de Del Bosque se centra en el pase y en balones al pie para los delanteros, con una situación mucho más cómoda para el disparo. Y eso es justamente lo que necesita Paco, balones en condiciones y no pelotazos al aire. Es un delantero que busca encontrar huecos donde ningún defensa lo espere, buscando un buen pase para intentar marcar.

Al igual que a Alcácer, esto le pasa a Álvaro Negredo, que comparte la titularidad con el ariete valencianista. Desde su llegada a Valencia solo ha conseguido anotar 8 goles, que no rentabilizan ni mucho menos los 30 millones gastados en su fichaje. Cuando dos nueves no funcionan en un equipo, pero si funcionan o han funcionado en otros, lo que falla no son los jugadores, sino el sistema de juego.

Anuncios

Reflejado quedó la temporada pasada, cuando el máximo goleador fue Dani Parejo, mediocentro poco acostumbrado a marcar goles.

En definitiva, no es problema de Alcácer. Está claro que el jugador debe de mejorar muchas cosas, como por ejemplo el poco desborde que tiene, pero lo principal es cambiar la forma de jugar, o sino tendremos debate para muchos meses, desgraciadamente. #Fútbol