El partido comenzó como ya nos vienen acostumbrando los de Luis Enrique últimamente, y no precisamente para bien. Así pues, durante los primeros minutos, el Barcelona dominaba la posesión del balón y generaba las ocasiones más claras. Pero como ya viene siendo habitual también, el Eibar sacó petróleo de una pérdida de balón aparentemente inocente en el centro del campo. Corría el minuto 9 y una mala recepción de Gerard Piqué permitió que el conjunto guipuzcoano montara un contraataque rapidísimo con tres pases y plantarse ante el arquero azulgrana Claudio Bravo, quien atajó el balón en primera instancia pero nada pudo hacer en el rechace que Borja Bastón envió al fondo de las redes desde la frontal del área.

Anuncios
Anuncios

El conjunto catalán volvía a mostrarse demasiado frágil en defensa y además Javier Mascherano, hoy jugando más avanzado, estuvo fallón durante todo el partido y terminó expulsado en el minuto 83. Sin embargo, cuando delante tienes a un Sergio Busquets omnipresente y a un Neymar y un Luis Suárez que a cada partido que pasa se asocian mejor, las oportunidades acaban por llegar. Y en el minuto 21, ellos tres, con un último centro de Sandro, se combinaron para elaborar una maravillosa jugada que Suárez acabó rematando al fondo de la portería de Asier Riesgo. A partir de entonces, el Barcelona siguió dominando el encuentro sin demasiados problemas, aunque otro error de Alves a cinco minutos para el ecuador del partido a punto les estuvo de costar a los de Luis Enrique otro tanto fácil en contra si no fuera por Marc Barta que desvió el balón a córner.

Anuncios

El Barcelona necesitaba matar el partido para ahuyentar las dudas y Neymar y Suárez se encargaron rápidamente de solucionarlo. En el minuto 48, Neymar robó un balón cerca del área del Eibar y lo cedió a Suárez para que éste batiera de nuevo a Riesgo desde el centro del área chica. El Barcelona se ponía por delante en el marcador (2-1) y los guipuzcoanos además se vieron obligados a sustituir a Verdi por lesión. El conjunto catalán dominaba a placer y Luis Enrique realizó un doble cambio pensando ya en los próximos encuentros: Munir y Mathieu por Sandro y Bartra, respectivamente.

El Eibar estaba ahogado en ataque y el Barcelona poco a poco lo iba encerrando en defensa. No obstante, los azulgranas no conseguían finiquitar el partido a pesar del sinfín de ocasiones que generaron, sobretodo las que pasaron por las botas del joven brasileño que hoy hizo gala de su todo su repertorio y permitió al público hacer olvidar la sombra del aún lesionado Lionel Messi. Y es que ya con diez hombres, cuando se olía el gol en el Camp Nou, precisamente Neymar volvió a asistir a Suárez en el minuto 84 para que el charrúa anotara su tercer tanto de la noche (3-1) y permitiera al Barcelona dar caza de nuevo al Real Madrid en la cabeza de la Liga. #Fútbol