Una final anunciada

Si bien el formato que presenta el Mundial de Clubes plantea un cruce en semifinales con algunos equipos continentales, Barcelona y River son los principales candidatos a enfrentarse en una final intercontinental.

Aunque lo predecible muchas veces no coincide con lo esperable y en el #Fútbol pueden ocurrir los sucesos más inesperados, todo está encaminado para un enfrentamiento histórico entre ambos conjuntos.

Barcelona cuenta con un jugador de élite en cada puesto y es un modelo admirado desde hace varios años en diferentes rincones del mundo, alcanzando un tricampeonato en las competiciones jugadas en 2015 (Champions League, la Liga española y la Copa del Rey).

Anuncios
Anuncios

Por su parte, River viene de cosechar éxitos notables de la mano de su director técnico, Marcelo Gallardo, también con un tricampeonato, en este caso de América (Copa Sudamericana 2014, Recopa Sudamericana 2015 y Copa Libertadores 2015).

 Los pronósticos son contundentes. Prácticamente todo el ambiente del fútbol visualiza una final River-Barcelona, que ya se anticipa desde ahora con notoriedad.

 Las posibilidades de River

¿River puede ganarle a este Barcelona multicampeón, que deslumbra con sus extraordinarias figuras y tiene un nivel superlativo? Marcelo Gallardo seguramente se desvive por encontrar una fórmula apropiada para contrarrestar semejante potencialidad ofensiva. Por la situación actual y la diferencia de presupuestos entre ambos equipos, suena a utopía pensar en un triunfo del conjunto argentino.

Anuncios

Pero River no se resigna y los resultados están a la vista, ya que logró, en estos últimos meses, sortear instancias que parecían imposibles.

En la Copa Libertadores, ofreció muestras de carácter admirables, ya sea para empatar un partido increíble en México, clasificar milagrosamente a la segunda fase o para revertir un 0-1 contra Cruzeiro en Brasil, con una histórica goleada 3-0 contra todos los pronósticos.    

Dicho encuentro, el que jugó River en Brasil por los cuartos de final de la Libertadores, es el que tiene que repetir el conjunto sudamericano si quiere pensar en un triunfo. Una mezcla de coraje y fútbol, con un rendimiento colectivo asombroso, una presión constante sobre la salida del rival, actuaciones individuales excepcionales, una voracidad ofensiva, efectividad y una solidez infranqueable. Si River juega de ese modo, el partido será muy parejo, disputado, equilibrado. Porque el Barcelona tendrá que buscar mayor movilidad y variantes para encontrar los espacios. Ahora, si los encuentra, si el conjunto español está encendido, el tridente ofensivo Messi-Neymar-Suarez será para River un dolor de cabeza y un sufrimiento permanente.

Anuncios

Se viene un hipotético choque mundial entre dos equipos que lideran los dos continentes más importantes en el fútbol. El Barcelona, favorito, rey de la actualidad, aguarda por un River que quiere hacer historia y destronar al gigante del momento.

Un cierre del 2015 a puro fútbol, con una expectativa que ya se acrecienta en España, Argentina y en diferentes lugares del mundo.