Los Dallas Mavericks (DM) recibieron una severa paliza esta noche en el Staples Center ante Los Ángeles Clippers (LAC) al perder 88-104. Ambos equipos venían de ganar su primer partido en esta nueva temporada de la NBA ante Phoenix (111-95) y Sacramento (111-104), respectivamente. Después de anotar 33 puntos ante los californianos, Blake Griffin volvió a erigirse como el jugador más determinante de los Clippers al sumar 26 puntos ante el equipo de Texas.

Hoy en el Staples Center hubo partido hasta que LAC dijo basta en el tercer cuarto. Hasta entonces, a pesar que los DM siempre fueron atrás en el marcador, sólo el oficio de Dirk Nowitzki (16P, 7R) y el acierto de Jenkins (17P, 6R, 3A) evitaron una catástrofe prematura al término de la primera parte (43-51).

Anuncios
Anuncios

La razón fue que cuando dentro de la pintura de los angelinos cohabitaban Blake Griffin (26P, 10R) y DeAndre Jordan (6P, 15R, 3T), la intensidad defensiva era tan alta que los tejanos perdieron demasiados balones y erraron demasiados tiros fáciles, mientras que LAC sumaba puntos rápidamente a su casillero gracias a unos muy buenos minutos de Crawford (15P, 2R) y Redick (12P). Faltos del lesionado Deron Williams, hoy Barea (12P, 9A) vio como su buena actuación de poco sirvió a la vuelta del descanso. 

En el tercer cuarto los DM se olvidaron de defender y Blake Griffin sumó 13 puntos más en su haber desde la zona próxima al tiro libre al aprovechar que los interiores del conjunto tejano no salían a puntear su lanzamiento ni cuando llevaba ya una serie consecutiva de escándalo. El parcial de 25-34 fue demasiado para unos DM que poco a poco veían como el partido se les escapaba (68-85).

Anuncios

En último cuarto, LAC le endosaron un parcial de salida de 3-10 de la mano de un enchufado Rivers (14P, 2R) que acabó por finiquitar el encuentro a cinco minutos del final (74-102). A partir de entonces, los entrenadores de ambos conjuntos dieron minutos a los menos habituales de los menos habituales...y el partido se convirtió en un correcalles vergonzoso de patio de colegio que permitió a los tejanos reducir la diferencia hasta el 88-104 final. 

De este modo, LAC siguen presentando su candidatura al título en este inicio de temporada y más tras las incorporaciones de los experimentados Lance Stephenson (3P, 2R), Josh Smith (5P, 6R), Pablo Prigioni y Paul Pierce (6P, 4R), quienes a pesar de no realizar hoy unos grandes minutos de calidad se les supone que sí los tendrán en los momentos decisivos de la competición. Por otro lado, los DM ofrecieron hoy una imagen preocupante, tanto en su conjunto como individualmente. La franquicia del controvertido Mark Cuban no parece tener un proyecto o estilo de juego definido en el horizonte más allá de las meras individualidades de sus jugadores, lo que resulta alarmante para su futuro inmediato si nos atendemos a la veteranía de sus mejores hombres. ¿Año de transición en Dallas? #Baloncesto