Un tipo muy peculiar y poco esperado se presentó anoche en  el Olímpico de Kiev. Con apariencia de ‘Lord Sith’, debido a la capucha y su habitual cara de pocos amigos, José Mourinho vio desde el palco la victoria de la selección española ante Ucrania.

¿El motivo de la visita? Ver en directo a Yarmolenko, el número 7 ucranio, que sin duda es una de las principales apuestas del Chelsea para el mercado de fichajes de enero. Yarmolenko es un jugador que interesa, y mucho, al luso. El ataque del Chelsea no pasa por sus mejores momentos y #Mourinho es claro conocedor de ello, por lo que su visita no deja dudas.

Yarmolenko es un jugador polivalente.

Anuncios
Anuncios

Es un portento físico que se mueve con comodidad por casi cualquier zona de ataque, ya sea por su banda natural, la izquierda, a y pierna cambiada e incluso si la situación lo requiere, de mediapunta. En su actual club, el Dinamo de Kiev, el jugador de moda suele desenvolverse como extremo derecho, explotando sus cualidades al máximo: las constantes diagonales y su disparo cruzado. El ‘incansable’ Yarmolenko enamora en Stamford Bridge. Y bien lo sabe Mourinho, que ya le seguía cuando era entrenador del Real Madrid.

Por el contrario, es cierto que en el partido de ayer no se lució excesivamente, especialmente en la primera parte, en la que se vio superado por la zaga española. Se le vio más activo en la segunda parte, en la que ganó la mayoría de duelos individuales con el lateral del Chelsea César Azpilicueta.

Anuncios

 

Andriy Yarmolenko es pretendido, a su vez, por varios clubes de la Premier League, como son el Everton o el Arsenal, que ya han llamado a la puerta del Dinamo de Kiev para conocer las condiciones del posible traspaso. Desde España, el Fc Barcelona es el club que más interés ha mostrado, ya que la temporada es larga y los azulgrana necesitan recambios para llegar frescos a final de temporada. Pero si Mourinho pretende un jugador, poco se puede hacer al respecto. El luso camelará, flirteará y hará que el jugador se sienta como en casa antes de haber pisado Londres. Así es 'Mou'.