A falta de tres carreras, el circo de la F1 ya tiene campeón. Por segundo año consecutivo, Lewis Hamilton se alza con el título mundial de la máxima categoría del automovilismo al imponerse en el GP de Estados Unidos tras una carrera loca en la que pasó de todo. Lluvia, accidentes, el safety car que hizo acto de presencia en varias ocasiones, una hilera de abandonos… Los mejores ingredientes para una de las mejores carreras de la temporada que corona una vez más a Hamilton como uno de los mejores pilotos de la historia.

El fin de semana no fue nada sencillo, ya que el huracán Patricia quiso ser protagonista, y las intensas lluvias y los fuertes vientos obligaron a retrasar la sesión de calificación a solo unas horas antes de la carrera.

Anuncios
Anuncios

La pole fue para Nico Rosberg, que intentaba apurar las últimas opciones para hacerse con el título.

La carrera dio comienzo bajo la lluvia, y una vez más, Hamilton pudo superar a su compañero de equipo en la salida. Parecía que todo estaba hecho para el británico, acostumbrado durante toda la temporada a ponerse primero desde el inicio y dejar atrás a todos sus rivales. Quizás es el único pero que se le pueda poner a la temporada de Hamilton. La insultante superioridad de su monoplaza, el Mercedes, ante el resto de equipos de la parrilla. Solamente Ferrari, de la mano de Sebastian Vettel, ha sido capaz de poner en jaque el reinado de Mercedes, aunque al final la lógica y el potencial de la marca alemana se ha acabado imponiendo con mucha claridad.

Aunque la salida del piloto inglés fue muy buena, las condiciones de la pista provocaron un gran baile de posiciones.

Anuncios

El asfalto comenzó a secarse pasadas las primeras vueltas y las entradas en boxes coincidían con los accidentes que los pilotos sufrían por no llevar las gomas adecuadas. En el ecuador de la carrera, y con varios abandonos, Hamilton se vio superado por el Red Bull de Ricciardo y por el Mercedes de su compañero de equipo. Rosberg trataba de meter presión al inglés para que cometiera un error y seguir dejando el título abierto para las últimas tres carreras que quedan por disputarse.

En las últimas vueltas, y tras la salida del Safety Car, el piloto alemán cometía un error saliéndose de la pista. Hamilton no dudó en aprovecharlo y se colocó primero, posición que defendería hasta la bandera a cuadros y que le permitió hacerse con su tercera corona mundial tras las de 2008 y 2014.

Hamilton iguala a mitos como Senna y Lauda

El piloto británico ha sido el gran dominador de la parrilla durante esta temporada. Con la victoria en Austin, ha conseguido 10 victorias en las 16 carreras disputadas, y solamente ha dejado de visitar el podio en dos grandes premios.

Anuncios

Sin duda un título merecido que le sitúa como uno de los grandes de la historia de este deporte.

Con este tercer título de campeón mundial Hamilton iguala a leyendas del automovilismo como Niki Lauda o Ayrton Senna, su gran ídolo. Además, con esta última victoria, se convierte en el tercer piloto de la historia en número de victorias (43), solamente por detrás de otros dos mitos como son Alain Prost (51) o Michael Schumacher (91).

Se trata pues de una gesta del piloto inglés, que en estas tres últimas carreras que restan para finalizar la temporada tratará de seguir aumentando su leyenda y empezará a pensar ya en la próxima temporada, dónde sin duda partirá de nuevo como el gran favorito a alzarse con su cuarto título mundial, con el que igualaría la marca del alemán Sebastian Vettel#Coches #Fórmula 1 #Mas deportes