Los zorros afrontaban esta temporada, tras haber finalizado la temporada pasada decimocuartos con 41 puntos, con el propósito de mantenerse un año más en la máxima categoría del #Fútbol inglés. Hace un año el conjunto inglés sorprendió en un inicio de campaña muy halagüeño, con el ex del Madrid y del Inter, Esteban Cambiasso, en el centro del campo, y con el delantero, ex del Castellón, Leonardo Ulloa en la delantera.

Con el paso del tiempo, y como suele suceder en equipos de dicho calibre, recordemos el Eibar, no pudieron mantener el ritmo, cosechando derrotas importantes que los dejaron en la lucha por evitar el descenso que finalmente pudieron sortear.

Anuncios
Anuncios

Hoy en día, sin embargo, el Leicester, tras el empate 2-2 del pasado sábado ante el Southampton, se encuentra en la parte alta (5º) de la Premier League.

Claudi Ranieri, un técnico experimentado, está ofreciendo a los aficionados británicos un fútbol atractivo e interesante, dejando por unos instantes la fama de entrenador defensivo que tenía. El ex del Valencia ha adaptado a algunos jugadores para construir un ataque dinámico, rápido, con el inglés Jamie Vardy, que ya lleva 9 goles en la actual temporada, como principal referencia.

Vardy es un jugador, técnico, rápido y dotado de un físico robusto, con inteligencia para desmarcarse y para estar en todos los frentes de ataque. No obstante, en algunas ocasiones, el jugador se precipita y no toma las decisiones oportunas. A pesar de ello, el delantero ya está en los ojos del seleccionador inglés Roy Hodson, quien le hizo debutar el 6 de junio frente a la República de Irlanda.

Anuncios

Pero más allá de Vardy, el Leicester también cuenta interesantes con como el descarado e incesante interior francés de origen argelino Riyad Mahrez, el delantero de sacrificio Okazaki, y los centrocampistas Danny Drinkwater y N’Golo Kanté, quienes han sido también parte fundamental del incremento en el juego colectivo de los zorros.

Las expectativas del equipo son inciertas. Si bien el objetivo al principio de la temporada estaba claro y era evitar el descenso, la afición esta ilusionada y quiere aspirar a cotas más altas. Veremos si se cumplen. El reparto equitativo financiero de los derechos de televisión ha dado una oportunidad de ecuanimidad a equipos que desean destacar en una de las mejores ligas del mundo. Sumado a ello, el scouting en Leicester parece ser un elemento clave en el desarrollo de su proyecto deportivo. La base es sólida, pero la liga dura 38 jornadas y es muy temprano para vaticinar en qué posición acabaran “The foxes”, pero asentarse en una de las ligas más competitivas no se puede lograr en tan sólo dos años.