El cuento de hadas de Garbiñe Muguruza no tuvo su final feliz. Unas molestias físicas obligaron a la española a retirarse de la final del torneo de Wuhan cuando perdía por 6-3 y 3-0 ante la norteamericana Venus Williams, a la postre campeona.

Superado el bache de juego y resultados que vino después de Wimbledon, y con una semana de brillante juego a sus espaldas, llegaba Garbiñe Muguruza a su segunda final de la temporada. En el camino hasta allí, jugadoras de la talla de Ana Ivanovic o Angelique Kerber había sucumbido a los zarpazos de las hispano venezolana.

Al otro lado de la red, Venus Williams, la jugadora más veterana del cuadro, que, sin embargo, parece vivir una segunda juventud.

Anuncios
Anuncios

La final ponía en la balanza el descaro y la valentía de Garbiñe en un lado, y el talento y la experiencia de Venus en el otro.

La experiencia es un grado

"Segunda final del año, segunda vez ante una de las Williams", debió pensar Muguruza. Y en este ejercicio de reminiscencia, la española salió a la pista con la misma valentía con que lo hiciese en la central del All England Tennis & Croquet Club. Garbiñe rompió el servicio de su rival en el primer juego, con un juego inmaculado y misiles por doquier. Todo era demasiado bonito para ser real.

Venus, con la experiencia de quien lleva más de 20 años batiéndose el cobre, no se puso nerviosa y tiró de galones para recuperar el break sin mayor dilación. Poco a poco, el "saber estar" de Venus en la pista, fue desnudando las carencias de una Muguruza que iba desinflándose con el paso de los juegos.

Anuncios

Lo que antes eran winners a las líneas, ahora se traducían en bolas que se escapaban al pasillo por un palmo. La mayor de las Williams, mucho más regular, se iba despegando en el marcador. El atisbo de reacción de Muguruza en el 4-2, quedó en nada y la norteamericana cerraba el primer parcial por 6-3. 

Tocaba remontar, y la fatiga mostrada por Williams daba pie a ello. No obstante, los errores seguían siendo una constante en la raqueta de Muguruza. Nadie lo sabía aún, pero la final hacía tiempo que ya había terminado. La jugadora nacida en Caracas aguantó tres juegos antes de que su cuerpo dijera basta y le forzara a tirar la toalla. 

Oscuro final para una semana tan brillante, en la que el bajón post-Wimbledon parecía ya parte del pasado.

Venus Williams, por su parte, reafirma su gran estado de forma. La tenista yankee logra su primer Premier 5 en un lustro y el 47º título de su carrera. Venus, además, se mete de lleno en la pelea por estar entrar en las ocho mejores del año y clasificarse para las WTA Finals de Singapur.

Anuncios

El lado positivo de la derrota

A pesar de la frustración y el mal sabor de boca que deja esta oportunidad perdida, Garbiñe debe valorar de forma positiva su espectacular semana en China, en la que por momentos volvimos a ver a la mejor Mugurza, aquella que sorprendió al mundo "colándose" en la final de Wimbledon ante Serena Williams.

Además, este lunes, Garbiñe Muguruza aparecerá como quinta mejor raqueta del mundo, su mejor ranking de siempre, lo que supone estar mucho más cerca del gran objetivo de la temporada: estar en las WTA Finals. Toca recuperarse y no mirar atrás, pues "después de la tormenta siempre llega la calma". #Tenis #Mas deportes