Keylor Navas es uno de los mejores porteros del mundo. Eso es indudable. Pero el costarricense, que además de ser el héroe del Real Madrid es el héroe de su selección, aún no ha sido valorado como se merece.  Es más, Florentino Pérez le quiso utilizar como moneda de cambio para traer a Chamartín a David De Gea, un portero cuyo traspaso rondaría cerca de los 40 millones de euros. A día de hoy, nadie podría concebir que se regalara a Keylor para traer a David.

Ayer y una vez más, Navas salvó al equipo. El Celta del ‘Toto’ Berizzo acorraló al #Real Madrid en la primera parte, en la que los vigueses dominaron la posesión y gozaron de ocasiones muy claras, de la mano de jugadores como Iago Aspas, Fabián Orellana o Nolito.

Anuncios
Anuncios

En todas ellas estuvo Keylor:  detuvo un disparo a bocajarro de Aspas, un tiro lejano de Orellana y un cabezazo a Pablo Hernández. Iba a ser el de siempre, Nolito, el que con un disparo perfecto conseguiría arañar una pizca de esperanza para su equipo. Pero el daño de Keylor, materializado en la desesperación de los atacantes, ya estaba hecho. El portero, al atajar tantos balones, termina por minar la moral de todo aquel que osa intentar anotarle un gol.

Keylor Navas ha maravillado al mundo del #Fútbol con muchas paradas a lo largo de su carrera. Gran parte de ellas se han visto en el Levante, en partidos de liga principalmente, donde el portero fue partícipe directo de la consecución de puntos por parte de su equipo. Con su selección, Navas, llegó a cuartos de final del Mundial de 2014 y fue el héroe en la tanda de penaltis de octavos de final ante Grecia, en la que detuvo el penalti que otorgaba un ‘minibreak’ a Costa Rica.

Anuncios

El Real Madrid se hizo con sus servicios la temporada 2014/2015, en la que no disputó muchos partidos. Este año, con la salida de Iker Casillas, parecía que la portería del conjunto blanco iba a perder a un ángel, pero más bien ha ocurrido todo lo contrario: El Madrid no encaja goles, y es gracias al costarricense. Parece que Keylor no es sólo un ángel, sino que también es un demonio (depende de quien juegue con y contra él).