Jean-François Gillet ha protagonizado, sin ninguna duda, una de las actuaciones más destacadas este fin de semana en el mundo del fútbol. El KV Mechelen, uno de los equipos más mediocres de la liga belga, se enfrentaba este domingo al Anderlecht, uno de los más potentes. Todo indicaba que el Anderlecht no iba a tener ningún problema para superar con solvencia a su rival, pero entonces apareció una figura clave e inesperada, Jean-François Gillet, quien logró atajar tres lanzamientos desde la pena máxima.

El guardameta belga fue una pesadilla para los jugadores del Anderlecht. La hazaña comenzó en el minuto 7 cuando detuvo su primer penalti a Praet, seguramente el peor lanzado de los tres.

Anuncios
Anuncios

Tan solo siete minutos después, el colegiado Geldhof señaló nuevamente un penalti a favor del equipo local. Esta vez el encargado de lanzarlo era Okaka, pero Gillet se estiró bien abajo al poste derecho para detenerlo.

El partido llegó al descanso con un empate a 0 en el marcador. Pero tras la reanudación, Okaka logró redimir su error al marcar el 1-0 en el minuto 55. El partido estaba controlado por el Anderlecht y disponían de grandes oportunidades para incrementar su ventaja en el marcador. Tales eran las oportunidades que en el minuto 89, al filo del desenlace del encuentro, el árbitro señaló el tercer penalti a favor para el Anderlecht. Okaka, autor del hasta ahora único gol del encuentro, había sido sustituido minutos antes, con lo que no podría lanzar de nuevo la pena máxima. Por lo tanto, el elegido fue Tielemans.

Anuncios

Sin embargo, Gillet no iba a permitir que el balón tocase el fondo de las mallas y con una soberbia parada detuvo el penalti.

Los aficionados presentes no podían creer lo que estaban viendo. Gillet había parado tres penaltis en el mismo partido, algo que está al alcance de muy pocos cancerberos. Pero el calvario para el Anderlecht no iba a acabar ahí, ya que en el minuto 93, cuando todos daban por muerto al equipo visitante, un gol en propia puerta dio el empate al Mechelen.

Quizás fue la noche más gloriosa de Jean-François Gillet, una noche que recordará seguramente cada vez que vuelva a pisar el césped. Esperemos que nos vuelva a deleitar con actuaciones fabulosas como está. 

 

#Fútbol