En toda buena conversación de #Fútbol que se precie siempre se oirán frases como “odio al fútbol moderno” y “el de antes era mucho mejor”. Y lo más sorprendente es que es un tema en el que casi todo el mundo está de acuerdo, donde casi no hay debate, pero ¿realmente es así?

No nos engañemos el fútbol es un negocio muy suculento, quien crea que Florentino o Bartomeu están en este mundo solamente por amor a unos colores no sabe de lo que está hablando. Ser presidente de los equipos más potentes te permite lanzar tus empresas privadas a todo el mundo, conocer a gente muy influyente, y todo ello sin invertir en publicidad.

Y todo esto comenzó con la entrada del nuevo siglo, Florentino fue el precursor de todo, contratos millonarios por los derechos televisivos, giras en pretemporadas donde el club se lleva un buen pizco, y sobre todo y lo más importante fichajes estratosféricos.

Anuncios
Anuncios

Pero pocos clubs se pueden permitir esto, de hecho se pueden contar con los dedos de las manos (#Real Madrid, Barcelona, Bayern de Múnich, Chelsea, PSG y los dos clubes de la ciudad de Manchester, City y United). Por todo lo que engloban estos equipos cada vez tienen más seguidores por todo el mundo, lo que les permite tener aún más dinero y a su vez a la mayoría de la población les interesa que ganen. A todo esto hay que sumarle que en Ligas como la española se colabora a que estos clubs obtengan privilegios con un horario para cada partido, así las televisiones obtienen mayores beneficios y son los equipos pequeños los perjudicados con los peores horarios, como por ejemplo tener que jugar un viernes o un lunes.

 Por ello actualmente las sorpresas están casi prohibidas en fútbol, es fácil apostar por el caballo ganador.

Anuncios

Uno busca emocionarse, encontrar ese resquicio de esperanza y a veces lo encuentra, como fue el Atlético de Madrid ganando la Liga y llegando a la final de Champions en la temporada 2013/2014, o el Borussia Dortmund ganando dos Bundesligas consecutivas al Bayern en la 2010/2011 y en la 2011/2012 llegando también a la final de Champions en la 2012/2013 perdiendo contra el propio Bayern.

Pero esto sabe a poco, porque se echa la mirada atrás y se puede ver al Valencia de Rafa Benítez o al Deportivo de Irureta conquistando Ligas, al Mallorca de Cúper o al Celta de Víctor Fernández paseándose por Europa y ninguneando a los clubes más fuertes del continente; al Porto de un tal Mourinho levantando la Champions o al Ajax al cual le permitían disfrutar de su cantera levantando el mismo trofeo. Incluso si nos vamos aún más atrás podemos observar la increíble historia del Nottingham  Forest de Brian Clough, que paso de la segunda división en Inglaterra a ganar dos Copas de Europa consecutivas, y recordemos que todavía es el último equipo en conseguir repetir este título.

Anuncios

Así que en definitiva, los amantes del fútbol seguirán observando con morriña al pasado mientras que los clubs más fuertes junto con los mandatarios de ciertas ligas, y gran parte de sus aficionados lucharán porque la diferencia siga aumentando. Por lo que cada vez seremos menos los que digamos que cualquier tiempo pasado fue mejor.

 Los problemas del Barça 

¿Por qué no arranca el Sevilla?

  #FC Barcelona