Llevamos poco tiempo desde que comenzó la liga BBVA y ya ha dado para mucho en que hablar. No había empezado y ya salto la polémica con aquellas declaraciones del cholo que afirmaba que la liga estaba preparada para el Madrid.

Los movimientos veraniegos pasaron con más pena que gloria. El gran fichaje estrella que se iba a fraguar era el del portero David De Gea por parte del Madrid y al final ni tan siquiera ese. Ahora resulta que Navas es un porterazo y la verdad es que lo querían pulir sin miramiento y sin el menor remordimiento.

 Primer partido donde el Madrid recibió unas críticas por empatar ante un equipo recién ascendido y no haber marcado un gol.

Anuncios
Anuncios

En las siguientes jornadas un festín de goles y tanto aficionados como periodistas calladitos o ensalzando al equipo. Unas editoriales que a veces rallaban la inverosímil en el periodismo y eran más propias de unos forofos.

En el Barcelona pues más o menos, se empezó ganando un título y bien. Luego el Bilbao los barrió y críticas por todos lados. La liga no empezó mal pero las lesiones y la mala fortuna y el mal juego han llevado a que una afición que veneraba a un equipo hace escasos meses ahora le llega a pitar.

El mundo del fútbol siempre tan coherente.

Tras el derbi de la capital ha surgido un problema en el entorno del Madrid y es la discusión, como así han hecho constar los protagonistas a los medios de comunicación con sus declaraciones, entre Benítez y #Sergio Ramos.

El entrenador señaló que no le sentó de buen grado el error cometido por el central que ocasionó el penalti a favor de los rojiblancos. El central de Camas en un ataque de valentía y de poca obediencia al que hay que recordar es su superior en el vestuario le dejó caer que todos cometen errores, insinuando que su entrenador se había equivocado en la realización de los cambios.

Una vez más vemos como lidiar con un vestuario de grandes figuras es una tarea dura, no por motivos de falta de personalidad de los entrenadores, sino porque algunos jugadores tienen el ego muy subido y saben acatar las órdenes de sus superiores.

Anuncios

Se abre un frente o una fricción en el vestuario que el Madrid está a tiempo de corregir y subsanar como hizo el Barcelona el año pasado. Pero otra vez más si se hace de la misma manera los entrenadores de nombre dejarán de querer ir a equipos grandes donde en realidad en algunos casos existe un culto a determinados nombres. #Real Madrid #Deportes Madrid