La selección española de #Fútbol saldó con un contundente 4-0 su compromiso frente a Luxemburgo, asegurando así su presencia en la próxima Eurocopa de Francia 2016, donde defenderá el título. El encuentro, que podía clasificarse de mero trámite -un empate le hubiera bastado a #La Roja para certificar la clasificación-, tuvo de nuevo al central internacional del F. C. Barcelona, Gerard Piqué, como uno de los principales focos de atención mediática.

En el que fue su partido número 72 defendiendo la camiseta de la selección española absoluta, Piqué volvió a soportar estoicamente los silbidos y abucheos de un sector de la afición en el emblemático estadio de Las Gaunas.

Anuncios
Anuncios

Si bien es cierto que su nombre fue coreado puntualmente, y que incluso las cámaras de TVE captaron algunas pancartas de apoyo hacia el jugador, los silbidos no dejaron de escucharse durante todo el partido cada vez que el jugador catalán intervenía en el juego.  

"Es una situación incómoda para todos. Esperemos que se acabe ya", comentaba Santi Cazorla, autor de dos goles, ante los medios al término del encuentro. "No se lo merece, está defendiendo a la selección", agregaba en la misma línea Marc Bartra, compañero del jugador en el barça. El ariete Paco Alcácer, que firmó los otros dos tantos de España, añadía: "Yo me sentiría incómodo si estuviera en su piel, pero está claro que Gerard es muy fuerte psicológicamente. Se nota que él intenta convertir esos pitos en aplausos, y la afición ya está respondiendo".

Anuncios

El ex-internacional y campeón del mundo, Xavi Hernández, comentó días atrás: "Los que le pitan son aficionados al Real Madrid molestos por sus palabras en el Camp Nou", en relación a las palabras que Piqué dijo durante la celebración del segundo triplete que el F. C. Barcelona festejó junto a su afición en el Camp Nou, en junio de este año. En una rueda de prensa rodeada de gran expectación, tras el encuentro de la selección disputado en Oviedo donde se escucharon los pitos por primera vez, Piqué se había referido a su particular celebración (el ya mítico "Gracias, Kevin Roldán. Contigo empezó todo."), asegurando que no se arrepentía en absoluto de lo dicho, que era plenamente consciente de no haber sido "elegante" durante la celebración, y que su compromiso con la selección española es incuestionable.

Ciertos sectores de la prensa deportiva han procurado mantener viva una polémica que, inevitablemente, ha adquirido tintes políticos dada la coyuntura en la que se encuentra Cataluña. Si bien Piqué ha manifestado públicamente ser partidario del derecho a decidir, nunca se ha declarado abiertamente independentista, a diferencia de otras figuras de peso dentro de la selección, como Carles Puyol o el propio Xavi Hernández, llegando incluso a afirmar que "La independencia haría más débiles tanto a Cataluña como a España".

Anuncios

Así pues, el mediático jugador del F. C. Barcelona sigue acaparando titulares y portadas a causa de una polémica generada tras un cúmulo de circunstancias no únicamente deportivas. Es innegable la entereza y capacidad de manejar la presión de Piqué, cuyo rendimiento defendiendo tanto la camiseta azulgrana como la de La Roja no se ha visto mermado en absoluto. Con su habitual naturalidad, el jugador se expresó así en la zona mixta de Las Gaunas: "No está siendo la mejor experiencia de mi vida pero, a pesar de los pitos -que se escuchan más que los aplausos-, yo intentaré seguir haciendo mi trabajo por el bien del equipo. Si el míster confía en mi, yo seguiré viniendo a la selección, a la que considero una familia". #FC Barcelona