El Nápoles afrontaba una temporada en la que perdía a hombres como Inler, Gargano o Zapata, amén de Rafa Benitez, el cual hacía las maletas dirección a Madrid. De Laurentiis, presidente del conjunto Partenopei, contrató a Maurizio Sarri para cubrir la baja de Benítez y prometió durante todo el verano la contratación de jugadores de renombre. Pero De Laurentiis es un tipo peculiar que puede sorprender positiva o negativamente, y en esta ocasión los cracks nunca llegaron. Allan, Valdifiori Chiriches o Hysaj, más la vuelta de Pepe Reina o El Kaddouri, no hacían presagiar que la ciudad de Nápoles pudiera volver a disfrutar de un conjunto que compitiera con la Juventus o la AS Roma en la Serie A.

Anuncios
Anuncios

El único clavo ardiendo al que se aferraban los aficionados era la continuidad de hombres como Higuaín, Callejón o Hamšík, con los que poder optar a clasificarse para competición europea.

Arrancó la temporada en Italia y el Nápoles encadenaba una derrota (2-1 frente al Sassuolo) y dos empates a dos frente a Sampdoria y Empoli, tres equipos muy inferiores años anteriores al conjunto napolitano.

No fue hasta el comienzo de la Europa League cuando lograron la primera victoria, donde arrasaron al Brujas con un contundente 5-0, disfrutando de los goles de Higuaín o la velocidad de Insigne, el mejor hombre hasta el momento del club.

Tras este choque, dos victorias frente a la Lazio (5-0 de nuevo) y la Juve (2-1) en casa y un empate sin goles ante el Carpi reafirmaron la nueva dinámica que estaba llevando el conjunto de Sarri y pronto, con la victoria ante el AC Milán por 0-4, lo devolvieron a los puestos altos de la clasificación.

Anuncios

A su vez, en Europa League seguían su buena racha con la victoria frente al Legia de Varsovia por 0-2.

En total, el Nápoles suma 5 victorias, 3 empates y 1 derrota, anotando 23 goles y encajando solo 7. Además habría que resaltar que en el último mes solo ha encajado un gol (frente a la Juventus). Estas estadísticas han sido motivo de elogios por parte de la prensa italiana y han sacado a debate la posibilidad de que el Nápoles, con la pegada de Higuaín, el estado de forma de Insigne o la categoría en el centro del campo de Allan puedan competir por lograr el título de Serie A. Cristiano Guintoli, director deportivo del club, al ser preguntado por esta posibilidad afirma que “hay que dejar las puertas abiertas al Scudetto ya que esta temporada va a ser complicado que un club pueda asumir el control y dominar al otro”. Unas declaraciones optimistas que deben refrendar sus jugadores durante toda la temporada, empezando por el partido frente a la Fiorentina, actual líder de la Serie A y que lleva una racha muy similar a la del conjunto napolitano. #Fútbol