A finales del siglo XIX, concretamente en 1873, los ingleses llegaron a la provincia de Huelva y se asentaron en la sierra, en Río Tinto, un pueblo marcado por la actividad minera y por el paso de este emblemático río. Los ingleses, como aún siguen recordando en el pueblo, trajeron muchas injusticias y presiones, sobre todo laborales, pero al mismo tiempo también trajeron mucha prosperidad económica y cultural a los habitantes. Con su llegada, los británicos instauraron, por ejemplo, el acceso a los colegios para todos loa niños, explica una de las vecinas del pueblo. Pero al mismo tiempo marcaban las diferencias restringiendo el acceso a algunas zonas del pueblo a los españoles.

Anuncios
Anuncios

Uno de los aspectos que más ha trascendido es que los ingleses trajeron a Río Tinto un nuevo deporte: el fútbol. De esos partidos que jugaban en los descansos del trabajo en la mina, y que los españoles pronto aprendieron de los ingleses, nació esa afición que ha conseguido situar en la historia del #Fútbol al Recreativo de Huelva como el equipo decano del país.