Y llegó el día. Dirk Nowitzki vuelve a cruzarse en el camino de la selección española. Como tantas otras veces. Y ésta será clave. Los germanos necesitan ganar y España, aunque quizá le podría valer la derrota, también, si Turquía pierde con Islandia. 

Cuesta contar las veces que el legendario ala-pívot alemán se ha cruzado en el camino de la selección española. Siempre amenazante, siempre peligroso, aunque siempre limitado por el escaso nivel de sus compañeros. Y es que Nowitzki estuvo jugando con la selección de su país cerca de diez años sin casi ningún compañero fiable. Los únicos que quizá se salvaran en todos esos años sean el ex barcelonista Ademola Okulaja y los pívots NBA Shawn Bradley y Chris Kaman.

Anuncios
Anuncios

El también ex del Barça Patrick Femerling podría entrar también en el grupo.

Pero la soledad del astro se ha acabado; tras años de ausencia con su selección, y es que los años no pasan en balde, el regreso de Nowitzki se ha visto secundado por las presencias del eléctrico base de los Atlanta Hawks Dennis Schröder, tercer máximo anotador del torneo con 19,8 puntos por partido, y el pívot, ex del Barça y de Baskonia, Tibor Pleiss, recién fichado por los Utah Jazz. Y todo ello ante la España más irregular, que llega después de la victoria ante Islandia.

Nowitzki, con 37 años, se encuentra ahora en el ocaso de su carrera, y ya no representa la perfección aria con tanta brillantez. Promedia 14,8 puntos por partido, lejos de lo que solía hacer. Pero, durante años, fue el '4' perfecto; excelente tirador desde todas las posiciones, buen reboteador y muy fuerte mentalmente en los momentos clave.

Anuncios

Probablemente sea un hecho objetivo que Nowitzki es el mejor tirador de más de 2,10 de altura que este deporte haya visto jamás, incluso ganó un concurso de triples. En la retina de muchos aficionados españoles está su canasta que nos echó de un Eurobasket tras una finta a Jorge Garbajosa. En aquella ocasión no estaba #Pau Gasol, al que se ha enfrentado en una cantidad insana de ocasiones y que es el máximo anotador de este torneo desde el partido ante Italia.

Aunque el punto álgido de su carrera fue el título que arrebató a los Heat de Wade, Lebron y Chris Bosh en 2011, cuando además fue proclamado MVP de las finales, culminando así su venganza tras caer ante ese mismo rival en 2006.

Pero su presencia con Alemania en este Eurobasket no busca ser una gloriosa despedida como local. Los alemanes, como el resto de equipos, buscan la opción de jugar en los JJOO de Río del año que viene. Ése sí sería un excelente colofón a su carrera deportiva, por lo menos con la selección. Pero nuestro querido enemigo se quedará fuera si pierde hoy. #Baloncesto #Euro