El Club náutico de #CULLERA celebró el pasado sábado 4 de septiembre una nueva edición de la regata de cruceros más antigua de la Comunitat Valenciana. En este caso es ya su XLV edición, en la cual se dieron cita veinticuatro veleros, rodeados por decenas de miradas expectantes, vecinos de la localidad, atraídos por los atractivos de este concurso en alta mar.

Un recorrido de 12 millas que empezó a las 12.30horas

El fervor regatista empezó a las once de la mañana con una previa reunión de patrones y ya pasadas las doce de medio día dio comienzo la señal de salida. Así pues, el recorrido constaba de aproximadamente doce millas y se ubicada entre la desembocadura y el faro, pudiendo ser apreciado desde la costa.

Anuncios
Anuncios

Los veinticuatro veleros lucharon por conseguir los trofeos de plata, premios otorgados por el ayuntamiento, al primer clasificado de la flota regata y al primero de la clase club. Con los nervios a flor de piel y las miradas puestas en el cielo los días previos, la meteorología y con ello la lluvia dio una simbólica tregua durante toda la jornada del sábado, para poder celebrar el evento con total normalidad.

Triunfadores de la jornada

El ‘Salpa V’ del náutico de #Valencia obtuvo el primer puesto en la XLV edición de la regata, dominada por el mar de fondo. La tripulación de Francisco Moratal tardó una hora y cincuenta y tres minutos en alzarse con el merecido trofeo.

Por otra parte, la segunda posición la obtuvo el ‘Kurufuru’ de Álvaro Cendra y la tercera la consiguió ‘Un Moment Primero’ de Ginés Maequez. Finalmente fueron veintiuno los barcos que consiguieron finalizar la prueba, atenuada por un leve mar de fondo y un viento fuerte.

Anuncios

La misma noche del sábado, tuvo lugar la entrega de premios a la cual asistió el concejal de deportes de Cullera Javier Cerveró y Juan Vicente Armengot de Urbanismo y Medio Ambiente, encargados de entregar los premios consistentes en unas carabelas de plata, tanto al vencedor de la regata ‘Selpa V’, como al vencedor del náutico cullerense ‘Tjula’.