Iker es feliz y se nota. Se nota en su mirada relajada y en una sonrisa permanente que lo acompaña desde que dio comienzo su aventura en Portugal. Se nota en la euforia con la que celebró el gol y triunfo decisivo de su equipo ante el Benfica. Se nota en la tranquilidad con la que camina hacia la portería, en la confianza con la que la defiende y en la efectividad con la que responde a los balones. Se nota en que mire donde mire se siente querido, apoyado y respetado. Se lo debía.

Acostumbrado a estar constantemente en el ojo del huracán y como centro de todas las miradas y críticas destructivas, Casillas puede respirar ahora tranquilo y romper su silencio, de la forma que mejor se le da: dentro del terreno de juego y bajo los palos.

Anuncios
Anuncios

Después de la tormenta, llega la calma y así ha sido en su primer clásico con el Porto, con un Casillas decisivo con dos grandes intervenciones que le dieron aliento a su equipo en los momentos más críticos. Su compañero André André puso el 1-0, a falta de cuatro minutos para el pitido final, que selló el triunfo del Porto ante el Benfica. Iker saltó eufórico celebrándolo con sus nuevos compañeros y afición y, a la postre, lo reflejó en sus redes sociales. 

 

Coincidiendo con el encuentro, la revista dominical Papel publicó su primer número con una entrevista al portero español, por primera vez en Portugal, tras su salida del Real Madrid.

Anuncios

Unas palabras con las que parece que no dice nada y, sin embargo, lo dice todo.

Iker rompió su silencio y lo hizo de forma educada, tranquila, respetuosa y humilde, tal y como es él. «Mi situación en los últimos años ha sido bastante difícil. Podría haber hablado mucho más y con más sinceridad, sí. ¿Pero para qué? La gente espera esas grandes declaraciones de Iker criticando esto o aquello, pero no van a llegarSi no he hablado en estos tres años, para qué voy a hablar ahora» razonó el guardameta acerca de su silencio. 

Tras 25 años defendiendo al conjunto madridista y tal y como prometió en su rueda de prensa de despedida, allá donde vaya Iker seguirá llevando a su equipo de "toda la vida", por ello, tras ser cuestionado de nuevo por su silencio, añade "Nunca, nunca hablaré mal del Madrid ni de su presidente. Ese club me ha enseñado unos valores, una forma de actuar y una educación. Ahora sería fácil rajar, contar muchas cosas que he vivido, pero también sería de cobardes porque no hablé en su momento. Si hubo problemas, los traté con los interesados."

Casillas se mostró muy ilusionado, feliz y tranquilo.

Anuncios

Con el objetivo claro de "No defraudar. Podrán salir las cosas bien o no. Parar más o parar menos. Pero tengo un compromiso con él (Lopetegui), con este club y toda su gente."

Porto, una ciudad donde el Duero se encuentra con el Océano Atlántico y donde la palabra "tranquilo" se repite muy a menudo se ha convertido en el refugio de Iker. Ese lugar donde ha podido reencontrarse consigo mismo, con la ilusión y con la calma. #Fútbol #Iker Casillas