El mayor organismo del #Fútbol mundial, la FIFA, ha confirmado esta misma tarde las fechas para la disputa del Mundial de Qatar 2022. El partido inaugural se jugará el 21 de noviembre y la final apenas cuatro semanas después, el 18 de diciembre. Esto convierte al campeonato qatarí en el más corto de la historia a excepción del disputado en 1978 en Argentina. Así lo ha expresado Walter de Gregorio, director de comunicación del organismo futbolístico: “En principio necesitaremos 28 días para el torneo (cuatro días menos de lo habitual). En la próxima reunión tendremos conversaciones sobre el calendario internacional”,

Además de su brevedad, el Mundial pasará a la historia por ser el único que se jugará en Invierno.

Anuncios
Anuncios

Las altas temperaturas del país árabe, que en verano pueden alcanzar hasta los 50 grados, han propiciado el cambio definitivo de fechas para el mayor acontecimiento deportivo del mundo.

El anuncio de la FIFA llega escasos meses después de que las autoridades estadounidenses destaparan uno de los mayores escándalos por #Corrupción del mundo del deporte. La elección de la candidatura de Qatar para albergar el Mundial fue uno de los entramados que estuvo bajo sospecha, aunque finalmente no hubo modificaciones con su elección puesto que, entre otras cosas, las obras de los faraónicos estadios que albergarán el campeonato ya estaban en pleno proceso de construcción. En el ojo del huracán también sigue el mandamás de la FIFA, Joseph Blatter, que puso su cargo a disposición de los electores de las distintas federaciones mundiales pero que, a día de hoy, sigue ocupando la presidencia de la Federación Internacional de Fútbol.

Anuncios

  

La única incógnita que queda por desvelar es la reacción de los clubes europeos y sus respectivas ligas, que ya mostraron sus reticencias a la modificación del calendario. Sin duda, FIFA y UEFA tendrán tiempo para sentarse a dirimir sus diferencias y acabar por llegar a un acuerdo que satisfaga a todos por igual. En cualquier caso, parece evidente que las ligas de fútbol europeas tendrán que comenzar antes de lo habitual para cuadrar una temporada que se adivina complicada.