El Celta hizo un partido excelente y muy atractivo para ganar al Barcelona por 4-1. Luis Enrique ya había avisado del peligro del conjunto gallego y, como si de una premonición se tratara, los azulgranas fueron dominados en todas las facetas del juego y dieron una muy pobre imagen. El Celta es el nuevo líder provisional de la liga, a la espera de los resultados del Real Madrid y del Villarreal, y sigue dando mucho que hablar por su gran inicio de campeonato.

Durante los primeros 45’, el Celta se comió al Barcelona. Solventes en su zaga, el combinado gallego le robó el tiki taka a los hombres de Luis Enrique para darles un repaso contundente.

Anuncios
Anuncios

El balón circulaba con rapidez y precisión en todos los carriles de ataque, combinaciones efectivas que pronto se tradujeron en acciones peligrosas para el meta Ter Stegen. Nolito, Orellana y Iago Aspas volvían locos a la defensa azulgrana que, junto al arquero alemán, vuelven a dejar mucho que desear. Únicamente a partir el minuto 20, Iniesta empezó a tomar cierto protagonismo y a poner orden en el conjunto azulgrana, pero la enésima internada por la banda derecha del Celta acabó con un centro que cruzó todo el área para llegar a los pies de Nolito, quien con calma batió por encima a Ter Stegen con un disparo muy bien colocado a la escuadra contraria. Era el minuto 26 y por si acaso el Barcelona hiciera del gol en contra su motivo de reacción, el conjunto gallego se encargó en el 29' de aprovechar una mala recepción en el centro del campo de Gerard Piqué, que hoy volvía después de sus cuatro partidos de sanción, y Lago Aspas marcó con una bonita vaselina.

Anuncios

El Barcelona sólo respondió con algunas tímidas aproximaciones al área del Celta, pero los gallegos seguían fuertes en defensa y ofreciendo un juego alegre y vistoso.

Después del descanso, el Barcelona subió su intensidad defensiva y empezó a jugar más en vertical. Messi envió un balón al poste después de una buena combinación en ataque y Neymar tuvo un par de ocasiones claras. Pero hoy era la noche del Celta y en el minuto 56 un despeje en el área gallega propició un contraataque muy rápido que recibió Aspas cerca del medio campo, hizo un sombrero a Sergi Roberto y corrió hasta la frontal del Barcelona para batir de nuevo a Ter Stegen con un tiro raso. Balaídos era una fiesta y el público gritaba olé olé por el baño que le estaban dando a los azulgranas. Luis Enrique apostó por dar entrada a Munir y Rakitic, pero la dinámica del partido no cambió en absoluto. El dominio del balón era totalmente de los gallegos y además supieron aprovechar la zaga avanzada del Barcelona para que Nolito y Aspas generaran peligro con rápidos contraataques.

Anuncios

En el minuto 80, Messi sacó rápidamente una falta para que recibiese Neymar y tras controlar el balón pusiese el balón en las redes. El Barcelona superaba por primera vez al hoy casi imbatible arquero del Celta y, con el 3-1 en el marcador, dispuso de otra ocasión muy peligrosa que Munir no supo definir. El Barcelona apretaba en los minutos finales, pero cuando más apremiante parecían sus ofensivas otra vez el Celta respondió con un gol del recién entrado Guidetti, que fusiló a Ter Stegen después de un centro desde la banda derecha.

Así pues, el encuentro terminó con una merecida victoria del Celta por 4-1 ante un Barcelona que no acaba de carburar como debiera y que provisionalmente cae hasta la cuarta posición de la clasificación liguera.  #Fútbol