Una confirmación y una nueva decepción dejó en el tintero la final del US Open. Novak Djokovic logró un nuevo título grande (el tercero de la temporada) frente a Roger Federer, a quien se le escapó otra chance de obtener su Grand Slam 18. Los cuatro sets de la definición (6-4/5-7/6-4/6-4) certificaron el gran momento del serbio, frente a un rival que tuvo innumerable cantidad de oportunidades para lograr la victoria, y volvió a quedarse con las manos vacías.

La final esperada por todos dejó varios conceptos para analizar. Djokovic confirmó su poderío en torneos grandes, en donde se hace muy difícil de derrotar. Federer, por su parte, volvió a chocar con su irregularidad en momentos culmines, y su corona 18 aun se hace esperar.

Anuncios
Anuncios

Tres horas y 23 minutos le demandó al número 1 del mundo quedarse con su décimo Grand Slam, el tercero en lo que es una temporada prácticamente perfecta. El partido tuvo momentos de una intensidad tremenda, en donde el 2 del mundo tuvo infinitas chances para quedarse con el triunfo, pero no las pudo aprovechar, algo que ante el serbio se suele pagar muy caro.

La definición del Abierto de los Estados Unidos se producía con dos jugadores que llegaban en gran forma. Nole venía de derrotar a Marin Cilic, el campeón del 2014, en tres cómodos sets. Mientras que RF había hecho lo propio ante Stan Wawrinka, exhibiendo un nivel altísimo. Pero en la final, el suizo mermó considerablemente su juego, sin dudas provocado por la intensidad y velocidad de pelota de su oponente.

Contabilizando 53 tiros ganadores, el cinco veces campeón en Nueva York fue quien buscó la iniciativa en el juego, pero del otro lado de la red estaba un rival infranqueable (cometió solo 29 errores no forzados, contra 43 del helvético).

Anuncios

El encuentro estuvo marcado por la velocidad de las ejecuciones por parte de ambos tenistas. Pero sin dudas lo que terminó de inclinar la balanza en favor del serbio fue el aprovechamiento de las oportunidades, ítem en el cual el oriundo de Basilea falló rotundamente.

Fueron 13 las chances que tuvo el 1 para quebrar el saque de su rival, aprovechando 6 de ellas. El 2, por su parte, dispuso de 23, y solamente lo pudo conseguir en 4 ocasiones. Si se hace foco directo en el tercer parcial, ahí se produjo un momento clave y destacable: con el marcador 4 a 3 a su favor, el suizo contó con dos break-points para sacar 5 a 3, pero no los pudo concretar, y un game después terminó cediendo su servicio, en un set que era muy importante para las aspiraciones de ambos jugadores.

Esta victoria lo coloca a Djokovic en un lugar más que privilegiado a sus 28 años de edad. Logrando su segunda coronación en Flushing Meadows (la anterior en 2011), el oriundo de Belgrado dejó en claro que es el jugador del momento, y será muy complicado desbancarlo.

Anuncios

Para Federer esta derrota significa una nueva frustración en su camino hacia otro Grand Slam, siendo Wimbledon 2012 la última coronación suya en este tipo de torneos. En cuanto al nivel de juego hay poco para reprochar, tras dos semanas de un tenis impecable a sus 34 años. Uno cree que el amor propio y su tenacidad lo volverán a colocar frente a la chance de alzar su trofeo 18, aunque deberá esperar al año que viene para volver a intentarlo. #Tenis