El #FC Barcelona, campeón defensor de la Champions League, debutó este miércoles en el estadio olímpico de Roma con un empate a pesar de haber mostrado superioridad durante todo el partido y con el malestar que le genera una nueva lesión para otro jugador de la plantilla, esta vez fue Rafinha, que se rompió los ligamentos cruzados de la rodilla derecha.

En un partido dominado en su totalidad por el conjunto azulgrana, Messi cobraba protagonismo y en los primeros minutos avisó a la Roma, que estuvo muy sólida en defensa. El local, jugando en profundidad y velocidad intentaba aprovechar las contras de la mano de Salah y De Rossi.

Anuncios
Anuncios

El primer gol llegaría por la banda derecha, después de un centro de Rakitic a Suárez que remató sin marca y de cabeza para el 0-1.

Sin embargo, el gol no desencajaría a la Roma, que mantuvo su táctica y solo 10 minutos después aparecería Florenzi y cuando nadie lo esperaba, lanzó una pelota desde la mitad de la cancha que terminaría en el arco azulgrana, aprovechando a un Ter Stegen adelantado. El Barça se iba al descanso con un claro dominio del partido que no se pudo reflejar en el marcador.

El segundo tiempo empezó con un Barça explosivo y tanteador. Fue Messi el que una vez más con un zurdazo intimidaría a Szczesny, quien minutos más tarde, se lesionaba después de un choque con Suárez. Entraba De Sanctis ante las dudas de la afición romana, pero el meta respondería bien ante las exigencias del partido.

Anuncios

El encuentro se siguió desarrollando como venía, el Barça buscando ocasiones, la Roma bien parada en defensa y esperando alguna contra para que asomara Salah. Sin embargo, vendría el peor momento del partido para el Barcelona, salía Rakitic y en su lugar entraba Rafinha, que en la primera pelota que tocaba, recibía una durísima entrada de Nainggolan que lo derriba y genera preocupación inmediata. Más tarde se confirmarían las sospechas, rotura de ligamento cruzado de la rodilla derecha y riesgo de perderse todo el resto de la temporada.

Con Mascherano reemplazando a Rafinha, el Barça modificó su estrategia ofensiva por una más de contención, aunque arriba mantenía la misma delantera letal, todo el equipo se vio aminorado en su rendimiento después de la lesión de Rafinha. Solo Messi y más tarde Iniesta intentarían sorprender a De Sanctis pero el meta se mantuvo firme y le restaría poder a las ocasiones generadas. El Barça terminó su debut con un 72% de posesión, muchas ocasiones, mucho #Fútbol, pero poca recompensa. #Champions League