España ya está en cuartos y Pau Gasol (30 P, 7 R y 4 A) volvió a erigirse como uno de los mejores jugadores de la historia de nuestro #Baloncesto en un partido gris ante Polonia. A sus 35 años, el interior anotó seis triples de siete intentos y junto a Sergio Llull (12 P y 3 A) evitaron una catástrofe prematura de la selección en el Eurobasket.

Durante el encuentro hubo dos partidos. El primero fue desde el inicio del mismo hasta el final del tercer cuarto. Imprecisión, precipitación y poca agresividad defensiva. Polonia iba a la suya aprovechando las pérdidas de balón españolas y las segundas opciones después de rebote ofensivo.

Anuncios
Anuncios

Slaughter (9 P y 6 A), Kulig (10 P y 6 R), Waczinsky (9 P y 4 R) y Karnowski (6 P y 2 R) iban sumando puntos ante el desacierto español, mientras que para la selección solamente Gasol, Llull y Mirotic (15 P y 8 R) mantenían el partido abierto. Llegados a la media parte, el encuentro estaba empatado a 55. Toda esperanza de ver un mejor enfrentamiento al regreso del descanso, se fulminó inmediatamente con un tercer cuarto absolutamente horrendo, cuyo parcial fue de 14 a 16 para los polacos. España navegaba sin rumbo, el partido era un correcalles, se cometían errores de noveles y abundaban los despistes defensivos.

Polonia llegaba viva al último período, pero Pau Gasol les reservaba la estocada final desde la línea de tres. Los españoles arrimaron el hombro desde el primer segundo, subieron la intensidad defensiva y por fin hicieron circular el balón con criterio para aprovechar los desajustes defensivos de los polacos.

Anuncios

Y ahí, con el interior catalán anotando dos triples consecutivos, más el acierto del Chacho (8 P y 5 A) y de un hoy cumplidor - por la baja de Rudy Fernández - Víctor Claver (5 P y 6 R), España le endosó a Polonia en 7 minutos un parcial de 24 - 5 para matar el partido.

Pau Gasol se fue ovacionado del encuentro y la selección ya está en cuartos, en donde le espera una imbatida Grecia - que hoy ganó a Bélgica 75-54 - liderada por el siempre peligroso Spanoulis. España debe volver a enchufarse, desde el primer minuto, si quiere tener opciones de ganar a los helenos y seguir avanzando en este Eurobasket.