La temporada 2015-2016 prometía estar repleta de exitos para el Barcelona, sin embargo este inicio de temporada más que un fracaso es una decepción. Comienzo bastante opaco Desde el principio las cosas no iban precisamente viento en popa para los barcelonistas, su mayor fichaje, Arda Turan no pudo ser inscrito por las sanciones de la FIFA. No obstante el panorama seguia siendo positivo, la temible "MSN" llegaba a tope, Rakitic tomaría el mando del centro del campo blaugrana en compañia de Iniesta, y Vermaelen por fin empezaba competir. Desde cualquier punto de vista, este equipo encabezado por Messi, metía miedo.Debut amargo para el barcelona

En este inicio de la temporada, el equipo habia disfrazado su larga lista de problemas gracias a sus grandes individualidades, pero ni siquiera los resultados terminaban de convencer.  El primer traspié del equipo llego en la supercopa de españa frente al Athletic.

Anuncios
Anuncios

En el partido de ida los bilbainos dieron un baño de futbol al vencer 4 por 0 humillando a los blaugranas, quienes en el partido de vuelta no pudieron remontar.  De ahí en adelante el rendimiento del equipo fue mediocre por decir lo mejor. El equipo no funcionaba como conjunto, la defensa era un verdadero colador y el ataque no era capaz de sostener este bajo nivel. Partidos como el del Atletico se ganaron gracias a las genialidades de jugadores de epoca como Neymar y por supuesto Messi, pero aparte de eso no se ha visto mucho más de la plantilla catalana.

¿Quíen tendrá la culpa de este mal momento del equipo? Se podría culpar a muchas personas o situaciones desde el cambio de presidente hasta las sanciones de la FIFA, pero lo que realmente le falta a este equipo es un dirección. El equipo y la afición no han podido identificar cual es el estilo o el rumbo que pretende Luis Enrique para este equipo.

Anuncios

La defensa es un mar de dudas, que se esconde detras de una supuesta rotación por parte del técnico, no hay una pareja de centrales fijas y la imporvisación de jugadores como Sergi Roberto no ha dado muchos frutos. Prueba de esto es que en lo que va de la liga, el equipo ha recibido la misma cantidad de goles que los que ha marcado, y además ya van cuatro partidos en los se van con 4 goles en su porteria. Se le podría hechar la culpa a Ter Stegen, pero el problema es mucho más profundo. Desde las fallas ya mencionadas de la defensa hasta los fallos en el centro del campo donde no brilla Rakitic, se lesiona Rafinha y todo recae en una inspiración divina de Messi o alguna jugada magistral de Neymar.

Luis Enrique tiene a su disposición discutiblemente una de las mejores plantillas del planeta, sin embargo siguen dependiendo de Messi y de la debilidad de sus rivales. Hasta ahora los culés sobeviven, pero todavia no han llegado los verdaderos rivales, y es ahi donde el técnico tendrá que decidir si sigue improvisando o si encamina a este equipo. #FC Barcelona #Fútbol #Lionel Messi