La primera jornada liguera era propicia para que el #Real Madrid comenzase de forma plácida. Jugábamos en el Molinón, ante un recién ascendido y el Barça jugaba en La Catedral, donde el Athletic le había goleado 4-0 hace unos días en la Supercopa. Pero el “fútbol es así” y mientras que el Barça ganaba, nosotros nos quedamos en un empate sin goles bastante ramplón.

El análisis del partido no es muy diferente al que hacíamos unos días antes sobre el inicio de la Liga. Vamos justos de gol, porque no tenemos un killer (Y menos sin Benzema) y los fichajes son interesantes para completar la plantilla pero a día de hoy ninguno pinta titular.

Anuncios
Anuncios

Otro tema es la falta de feeling que hay con Benítez y algunos jugadores; parece que hay ganas de que tropecemos para criticar con o sin razón. Ayer a mitad de partido las críticas ya eran durísimas en las redes sociales y si esto ocurre con un empate fuera de casa, no quiero ver qué ocurre si perdemos en el Bernabéu. Lo de “En las buenas y en las malas” no es sólo un eslogan para las pancartas o para poner en el perfil de Twitter, es en estos momentos cuando el equipo necesita el apoyo de la afición, no cuando gana 4-0.

En cuanto a los jugadores, se les puede echar en cara que les falte acierto de cara al gol, no estar a tope físicamente e incluso cierto desorden, pero no falta de actitud. Los jugadores lo intentaron hasta el final y no se les puede reprochar nada al respecto.

Ojo con Bale que empieza a ser “el señalado” en el campo.

Anuncios

Mientras que Isco cumplió y Jesé lo intentó aunque sin demasiada fortuna, al galés no se le ve cómodo en el campo. El costar 100 kilos es un hándicap para la paciencia de los aficionados, que esperaban al sucesor de Ronaldo y aunque ha dado muestras de su calidad y velocidad en momentos concretos (e importantes) no termina de ser decisivo de forma regular. Eso y que le falta esa conexión con la grada que tienen jugadores como Cristiano, Jesé o Ramos y que su carácter nórdico no transmite.

¿Hay que alarmarse? Algo sí. Llevamos semanas pidiendo un nueve tipo Kun Agüero o Lewandowski o al menos un Chicharito, que a nuestro parecer era mucho más necesario que tanto refuerzo en el centro del campo o que la llegada de De Gea, puesto que con Navas y Casilla está bien cubierto y parece que no va a llegar. Es preocupante que si falta Karim o Cristiano no sepamos a quién meter como revulsivo si necesitamos marcar. Ayer, el último cambio, el de “vamos con todo, hay que marcar como sea” fue Carvajal.

Anuncios

Con esto queda dicho todo.

Pero tiempo al tiempo. Tengamos paciencia, que sólo llevamos una jornada y no nos pongamos a silbar si el Sábado ante el Betis no ganamos 3-0 en el minuto 10. Si hay un equipo capaz de generar ilusión y levantarse una y otra vez es el Real Madrid. Y el Barça y el Atleti tampoco están para tirar cohetes, ganaron por la mínima y sin muestras de buen fútbol. El Barça terminó pidiendo la hora y el Atleti ganó con un gol de falta que rebotó en la barrera.

Hay que apuntalar alguna viga, pero no hay que tirar el edificio. La #Liga 33 sigue siendo igual de posible hoy que hace unas horas. Nosotros, CONFIAMOS. #Cristiano Ronaldo