Queda un año para el acontecimiento global por antonomasia: los Juegos Olímpicos. En 2016 se celebrarán en Río entre la incertidumbre por la seguridad y la estabilidad de la economía y las protestas ciudadanas, que ya fueron notorias durante el Mundial de Fútbol del año pasado. Brasil ha acogido en los últimos tres años dos grandes eventos deportivos, la Copa Confederaciones en 2013 y el Mundial de Fútbol 2014, y aún les quedan los JJ.OO. venideros. Los ciudadanos creen que el gobierno presidido por Dilma Rousseff ha derrochado mucho dinero en conseguir estos eventos en lugar de destinarlo a gastos sociales para mejorar la situación del país.

Anuncios
Anuncios

El lujo olímpico y la realidad de las famosas favelas se darán la mano en unos Juegos que serán los primeros que se celebren en Sudamérica.

España acudirá a estos #Juegos olímpicos con más dudas que certezas. A la difícil situación del tenis se suma ahora la incertidumbre de la natación sincronizada, que en el Mundial celebrado en Kazan ha cosechado cinco quintos puestos. La única luz para el equipo español la puso Ona Carbonell, que consiguió dos medallas, una de plata y otra de bronce, en solo técnico y solo libre, respectivamente. Sin salir del agua, la selección femenina de Waterpolo, que defendía el título de Campeona del Mundo se despidió de Kazan en cuartos de final tras caer derrotadas ante el potente y físico equipo estadounidense, que quería su vendetta tras las últimas derrotadas que les habían infligido las pupilas de Miki Oca.

Anuncios

Sin abandonar el medio acuático, Mireia Belmonte no pudo participar en Kazan debido a la lesión que sufre en el hombro. Esperemos que en Río la sirena de Badalona esté recuperada y pueda dar las exhibiciones a las que nos tiene acostumbrados.

La selección de Baloncesto se enfrenta en un mes a un Europeo decisivo: hay que ganar para conseguir un billete directo a Brasil y evitar un ingrato preolímpico donde cualquier cosa puede pasar. Tras la debacle del pasado Mundial y la salida por la puerta de atrás del castellonense Juan Antonio Orenga, la NBA tiene de vuelta al banquillo al italiano Sergio Scariolo, que lidiará con bajas tan sensibles para los nuestros como las de Marc Gasol, José Manuel Calderón, Ricky Rubio y  Juan Carlos Navarro. Nadie duda que este equipo lo dará todo por conseguir la soñada plaza a Río, ya que esa será casi con toda seguridad la última gran cita de la generación de Oro de nuestro baloncesto, aquellos que iniciaron su leyenda en 1999 consiguiendo de forma brillante el Mundial Junior ante la todopoderosa Estados Unidos.

Anuncios

  

Dentro de un año, la ceremonia inaugural dará el pistoletazo de salida a unos Juegos Olímpicos que pueden ser o el resurgimiento del deporte español o la confirmación del ocaso de su Edad de Oro. También se dará la bienvenida a dos nuevos deportes olímpicos, el rugby el golf. Además, Brasil recibirá la visita de grandes estrellas futbolísticas. Los deportistas lo darán todo por conseguir la ansiada medalla y a ilusión no les gana nadie. Mención especial merece Carolina Marín, la actual Campeona del Mundo de Badminton y una de nuestras más firmes opciones de medalla. ¿Será 2016 el año en el que se superen las míticas 22 medallas de Barcelona’92?