Sin duda se puede decir que Carolina Marín ha entrado en la historia del deporte español por la puerta grande: el año pasado, tras su triunfo en el Mundial de Copenhague, se convirtió en el primer deportista español en conseguir un oro en esta disciplinan y en la tercera jugadora europea de la historia de este deporte en logralo; hoy, al repetir la hazaña en el mundial de Indonesia, se ha convertido en la primera deportista no asiática en alzarse con el segundo oro consecutivo en este deporte.

Carolina llegó al pabellón Istora de Yakarta, Indonesia, con la seguridad y la actitud de una ganadora. Aparecía con un vendaje en uno de sus cuadriceps, resultado de una lesión reciente que le había mantenido lejos del entrenamiento varias semanas.

Anuncios
Anuncios

 A pesar de ello, dominó el juego desde el principio, marcando el ritmo con su energía y técnica depurada.

Su rival, la hindú Saina Newhal no tuvo nada que hacer ante su buen juego; el partido acabó en menos de una hora en dos sets 21-16 y 21-19. Sólo un pequeño susto al principio del segundo set, la hindú se adelantó en el marcador 6-12, logró dar más emoción si cabe al partido.

La española se alzó con su segundo oro consecutivo, convirtiéndose en la primera jugadora no asiática en lograr dicho objetivo.  Mérito aún más manifiesto si tenemos en cuenta los escasos recursos tanto económicos como de difusión con que cuenta este deporte en nuestro país. Si barajamos datos concretos, hablaremos de las 7.000 licencias de España frente a las centenares de miles de países como China o India, donde este deporte es muy popular.

Anuncios

Cabe esperar un inmediato aumento significativo en la popularidad de esta disciplina gracias a la onubense, que podría traer consecuencias muy favorables para el bádminton español sobre todo en lo que se refiere a los recursos humanos y económicos destinados a este deporte, hasta ahora muy olvidado.

Sea como fuere, Carolina María Marín Martín, oriunda de Huelva, de tan solo 22 años, es toda una campeona a la vez que una joven promesa que nos dará más de una alegría en próximas competiciones.

Una nota graciosa para terminar: durante la entrega de medallas, un error logístico hizo que sonara el himno español de la época de Franco, cosa que la española tomo con humor habida cuenta de su sonrisa. #Emprendedores