Luego de una nueva derrota en su gira de pretemporada, el Barcelona ya se plantea de lleno el comienzo de la actividad oficial. A una semana de dar inicio a los partidos por los títulos, el conjunto culé sabe que necesita como el agua de sus grandes estrellas para volver a conseguir los logros de la temporada pasada. Los resultados negativos sufridos en los recientes amistosos resaltan dicha cuestión.

Un gran llamado de atención provocó en el mundo blaugrana la floja labor realizada en la gira por Estados Unidos y el resto de Europa, más específicamente por Italia. Si bien sus máximas estrellas no dijeron presente en dichos partidos, el recambio demostró que aun no está para grandes exámenes, y la presión recaerá mayormente en los hombros del trío de ataque.

Anuncios
Anuncios

Con la temporada oficial muy cerca de dar inicio, el Barcelona tendrá por delante un duro desafío: buscar repetir la gloria con un equipo prácticamente idéntico al de meses atrás. Así como haber mantenido la base para Luis Enrique debe ser un motivo de sonrisa, no poder contar con sus flamantes fichajes también puede provocarle un dolor fuerte de cabeza.

Ante el nulo recambio de nombres, el conjunto culé aspirará a lo que puedan rendir, por sobre el resto, Lionel Messi, Luis Suárez y Neymar Jr. Este histórico trío de ataque tendrá sobre sus hombros gran parte del peso de los resultados y el funcionamiento colectivo, lo que producirá una exigencia máxima para cada uno de ellos.

El entrenador sabe que además de sus hombres de ataque, necesita contar con un Andrés Iniesta mejorado, mucho más activo que en la temporada pasada.

Anuncios

Ya sin Xavi Hernandez en el camino, el Cerebro tendrá la responsabilidad de manejar los hilos del equipo desde el medio de la cancha, ayudado por la importantísima labor de Ivan Rakitic.

En la defensa también habrá una lupa posada sobre los cuatro nombres ya conocidos. Sin poder utilizar a Aleix Vidal hasta enero, la línea de fondo se mantendría firme con los futbolistas ensamblados. Con las posibles variantes de Jéremy Mathieu, Marc Bartra y Thomas Vermaelen esperando sus chances.

En el arco es todo mucho más claro conciso, ya que los consagrados Claudio Bravo y Ter Stegen se turnarán, según el técnico lo decida. Esta sana competencia entre porteros le ha traído al conductor español muchas más satisfacciones que lamentos.

Con la inminente salida de Pedro Rodríguez, la saga ofensiva de los catalanes quedará marcada por la ya emblemática MSN. Si bien Munir El Haddadi ha mostrado dotes para ser un futbolista a tener muy en cuenta en el futuro no tan lejano, aun no se exhibió apto para cargar con el peso específico que provocan los choques estelares.

Ante un panorama altamente exigente, debido a todas las copas que tendrá que afrontar, el Barsa necesita más que nunca de una plantilla muy conectada y competitiva. Y gran parte de su éxito estará ligado a lo que puedan hacer sus tres jugadores fuera de serie, como lo son Messi, Suárez y Neymar. #FC Barcelona #Fútbol