Pese a que la marcha de Casillas significase el fin de una de las grandes polémicas y culebrones correspondientes al mercado veraniego, el problema bajo palos para el equipo de Rafa Benítez no ha hecho más que comenzar. De Gea no parece tener fácil solución entre la terquedad de Van Gaal y la negativa de incluir a Ramos y Keylor en la operación. El presidente del Espanyol también se ha apuntado a acrecentar el problema con su negativa de vender a Casillas por menos de 10 millones de euros. El Madrid oficialmente mantiene una postura de tranquilidad y calma, pero los movimientos que están realizando en el mercado, de momento, en forma de rumores parecen indicar lo contrario.

Anuncios
Anuncios

Y en esta guerra desatada entre Manchester United y #Real Madrid se ha formado un efecto cadena o de fichas de dominó en las que pueden salir afectados terceros invitados a este juego, algunos como Enrique Cerezo se frotan las manos, otros como el Espanyol se preocupan por la marcha de su estrella pero todo apunta de manera directa e involuntaria a un portero hasta hace prácticamente un mes desconocido y que está sin equipo: Sergio Romero.

Para entender esto hay que empezar desde cero: El Madrid quiere a De Gea y Van Gaal no quiere regalar a De Gea, quiere a Sergio Ramos y quizás a Keylor. No hay acuerdo y el equipo de concha espina empieza a abrir otras vías de negociación: la primera Kiko Casilla en la que el presidente del Espanyol no cede por menos dinero del que estipula su clausula de rescisión.

Anuncios

Mientras tanto el Manchester United empieza a pensar en un plan de contingencia si se marcha su portero titular: primero piensan en Oblak, el rojiblanco es del gusto del equipo Red pero el atlético exige la clausula que oscila entre los 40 y 45 millones de euros. Así que el equipo empieza a explorar otras opciones, la segunda el Cillesen el portero de la Roma y la tercera, nuestro protagonista Sergio Romero, que negocia con la entidad británica y a su vez con la Roma por si fichan a Cillesen.

Volviendo a la entidad merengue, el Real Madrid piensa que, puestos a gastar dinero, prefieren hacerlo en Jan Oblak, si, el mismo portero del Atlético de Madrid que pretende el United, sin haber propuesta oficial saben que si al Manchester Cerezo le pide la clausula al club blanco le pedirá la clausula, más impuestos y todo en efectivo. Por lo cual la operación se va de precio. La segunda opción es volver a alguien más barato y de garantías, y ese es el portero de la selección argentina y con la carta de libertad Sergio Romero de nuevo.

Pero aún hay más, el atlético sabe que existe la posibilidad por remota que sea de perder a su portero, y en su mantra de vender caro y fichar barato se han fijado en un portero de garantías y que no costaría un euro ¿Adivinan? si, Sergio Romero. Lo único que parece claro es que el guardameta argentino acabará jugando este año.