Fue criticado por su desaliñada vestimenta por un partido opositor a Bongo. El ídolo del fútbol mundial Leo Messi había sido invitado al país africano por Ali Bongo, actual mandatario gubernamental de Gabón con antecedentes dictatoriales, en una visita que éste realizó a Barcelona.

Leo Messi se comprometió a viajar, y así lo hizo, para colocar la primera piedra a un estadio que se construirá en la ciudad de Por-Gentil con motivo de la próxima realización en 2017 de la Copa Africana de Naciones.

Según el periódico Daily Mail el astro argentino habría cobrado por su visita una suma que rondaría los cuatro millones de euros.

Anuncios
Anuncios

Dinero supuestamente pagado por Ali Bongo, sobre el cual, además de fraude electoral, también existen varias acusaciones relacionadas con negocios inmobiliarios y cultivos de café donde se le acusa de #Corrupción y tráfico de influencias.

Como si todo esto fuera poco, a Leo Messi se le ocurrió vestirse de cantante de rap, llevaba puesta unas bermudas vaqueras rotas, una camiseta con el careto de Marilyn Monroe, zapatillas blancas sin medias, iba sin afeitarse, medio dormido, despeinado, y mirando con indolencia a la comitiva oficial que lo había ido a recibir al aeropuerto.

Las críticas hacia el mejor futbolista del mundo fueron duras y exageradas. Emitidas por el partido opositor a Ali Bongo (Unión del Pueblo Gabonés) decían que "la vestimenta del astro del #Fútbol demostraban una falta de respeto y de honradez al país y al pueblo de Gabón", también que Messi "se había vestido como para ir a visitar un zoo y darle unos cacahuetes a los monos", todo esto dicho en un comunicado que emitió la UPG y que no tardó en dar la vuelta al globo.

Anuncios

Con todo la visita de Leo Messi no causó problema alguno y a juzgar por las fotos que hemos recogido de la breve visita, además de por la casta oficial de Gabón, Messi fue muy bien recibido por la gente de la calle, quienes lo aplaudieron y a su paso corearon su nombre.

En rigor de verdad la noticia, bastante intrascendente por cierto, no hace más que reflejar las profundas contradicciones de nuestro mundo, en pleno siglo XXI, donde las diferencias económicas y sociales, entre países ricos y pobres, se agudiza cada vez más.

La vestimenta de Leo Messi, sobre todo adolescente, imita en un país rico de occidente a un joven de la calle o callejero, rebelde que viste de manera informal para llamar la atención. En Gabón, uno de los países más pobres de África, se presenta como obscena y es comprensible que hasta pueda ofender o confundir a más de uno. #Lionel Messi

A todo esto creo que Messi ni se enteró, lo suyo es jugar al fútbol y todos opinan que lo hace muy bien. Habría que hablar, o darle un toque, de vez en cuando a su asesor de imagen, prueba de ello son aquellos trajes horribles en las galas del balón de oro que ofenden, sobre todo, al buen gusto