Debía pasar un duro primer examen #Rafael Nadal en su vuelta al circuito, tras su pálida participación en Wimbledon. Y luego de un primer set para el olvido, el mallorquín sacó a relucir su mejor #Tenis ante Fernando Verdasco, y logró dejarlo en el camino (3-6/6-1/6-1). Rafa se cruzará en la siguiente ronda del ATP 500 de Hamburgo ante el ganador de Jiri Vesely y Andreas Haider-Maurer, que jugarán mañana.

Necesitaba debutar con el pie derecho. Y a pesar de comenzar de forma dubitativa, Nadal pudo sobreponerse y vencer a Verdasco, en lo que significó su regreso a este torneo alemán luego de la consagración hace siete años.

Anuncios
Anuncios

En el primer set se vio lo mejor del partido, aunque la peor cara del nacido en Manacor. Ante un rival mucho más agresivo y punzante con sus tiros del fondo de la cancha, el primer sembrado en tierras germanas se excedió en la parte defensiva, cediendo plenamente la iniciativa al madrileño, quien aprovechó su segundo break para llevarse ese parcial por un claro 6 a 3.

Ya en la segunda manga, y ante la obligación de levantar el nivel, el zurdo de Mallorca volvió a las raíces que lo llevaron a ser considerado uno de los mejores jugadores de polvo de ladrillo de la historia. Mucho más consistente con su drive y buscando las líneas, el Torero dejó sin chances a su oponente de turno, que solo atinó a ganar un game en ese parcial, y dos contando el tercero.

En el parcial decisivo se repetiría la tónica del anterior.

Anuncios

El décimo tenista del mundo aprovechó los vaivenes en el juego de Verdasco, sobre todo a la hora de servir (le quebraron tres veces su servicio). Luego de 1 hora y 56 minutos de juego, el máximo favorito pudo sacarse de encima un encuentro altamente peligroso, ante un jugador que le había ganado las últimas dos veces que se habían visto las caras.

En la segunda ronda, Nadal tendrá que esperar por su rival, el cual saldrá del choque que se llevará a cabo mañana entre Vesely y Haider-Maurer.

Rafa alcanzó su triunfo 35 º en la temporada, el número 22 en polvo de ladrillo. Si bien necesita lograr el título para recuperar la confianza en su tenis, cualquier victoria suma desde lo anímico para este momento que se encuentra atravesando. En especial ante un tenista que en los últimos enfrentamientos lo había dejado con las manos vacías.