En la Final de la pasada Champions League celebrada en Berlín, el #FC Barcelona y la Juventus de Turín se enfrentaban por conseguir la ansiada orejona. Eso era todo, una final deportiva y no un acontecimiento de base política, no un partido de #Fútbol usado para lograr una meta independentista catalana. Pienso que es denigrante la sanción de la UEFA ante un acto de controversia política e ideológica dentro de un marco deportivo, ya basta de que los catalanes se piensen que pueden hacer este tipo de actos vandálicos y salir impunes, castigos más severos son los que hacen falta.

La sanción es de 30.000 euros al FC Barcelona por el uso de esteladas y cánticos independentistas en la final de la Champions League.

Anuncios
Anuncios

¿Es una sanción justa? No lo es, eso está más que claro, y esta recogido en el reglamento disciplinario que ante un comportamiento inapropiado de los aficionados de uno y otro equipo, las medidas disciplinarias deben de ser severas, pues el deporte y la política no tienen cavidad en la misma habitación. El conjunto azulgrana no para de coleccionar expedientes disciplinarios, según el diario "Público": "Dentro de la UEFA ha sentado realmente mal además que este tipo de situaciones tengan lugar en la gran final de la competición continental".

Lo más preocupante de todo este asunto es que la propia directiva del club no castigara estos hechos, o simplemente los sancionara. Comprendo el afán de protagonismo político de los directivos del club español, si español, lo son por mucho que no quieran y sino pues a mirarse el dni.

Anuncios

La política no es deporte, que se enteren de una vez por todas, es fútbol, es competitividad, es pasión, pero no política e independentismo. Y los socios culés o aficionados del Barça me dan pena, no ven más allá de sus colores, siguen a un equipo que no representa a España, según ellos, que solo vive por y para Cataluña, un club de genocidas políticos que usan a sus seguidores como rebaño.

Por último decir a los aficionados que enseñaron las esteladas en la final que aprendan del deporte, que no se dejen engatusar por la política y que vivan el fútbol lo mas sanamente posible. Fueron borregos en manos de titiriteros maliciosos, usados como medios para lograr un fin. Puede que se le sancione, pero 30.000 euros es poco en mi opinión, con ello no logran erradicar tales actos. ¡Despierten! #Independencia