Chris Froome se ha proclamado ganador del Tour de Francia 2015, ronda en la que ha sido superior a todos sus rivales, en la que tan sólo le ha puesto en apuros Nairo Quintana. De ésta forma se hace con su segunda victoria en la Grande Boucle, repitiendo el éxito conseguido hace dos años.


El británico ha sido acompañado en el podio por el colombiano Nairo Quintana y el español Alejandro Valverde, que se han quedado a 1:12 y 5:25 respectivamente del ganador de la ronda. El italiano Nibali se tuvo que conformar con la cuarta posición, a 8:26 y el español Alberto Contador con la quinta plaza, a 9:48 del líder.


La clasificación de la montaña ha sido también para Froome, Peter Sagan ha conseguido la clasificación por puntos y Quintana ha ganado la clasificación de los jóvenes. El equipo español Movistar Team ha liderado la clasificación por equipos.


Durante éstas tres semanas hemos vivido días de auténtica emoción. La primera semana del Tour dejó sin opciones a varios candidatos al amarillo, reforzando a Froome, que empezó la primera jornada de montaña con cierta diferencia sobre sus rivales. Se presentaba como una ronda extremadamente abierta ya que apenas tenía kilómetros contra el crono, y abundaban las etapas de montaña, pero el británico demostró que no necesita contrarrelojes para demostrar que es el más fuerte. El primer día que la carretera se puso cuesta arriba humilló a todos sus rivales, dando un golpe de autoridad sobre la mesa y enfiló su victoria.


Se levantaron muchas sospechas sobre el rendimiento de Froome dada la superioridad con la que tumbó a todos sus rivales. Sospechas que llevaron al británico a no disfrutar tanto de sus días de amarillo como le hubiera gustado, ya que recibió insultos, cortes de mangas, escupitajos y hasta le tiraron orina en una etapa, cosas que nunca tendrían que haber pasado. Mostró su superioridad durante las dos primeras semanas, pero en las últimas jornadas de montaña demostró que es humano, y Nairo Quintana empezó a recortar diferencias aunque nunca llegó a bajarlas como para preocupar al líder.


Alberto Contador no pudo conseguir el doblete, se le vio bastante fatigado después del desgaste que sufrió en el Giro, estando lejos de su mejor versión. De todas formas consiguió un quinto puesto, que a pesar de no contentar al madrileño, demostró que Contador aunque no esté al mejor nivel, sufre como ninguno y mantiene el tipo y la regularidad que sólo él sabe tener.


Nibali, pasó una primera parte del Tour mala, en la que perdió mucho tiempo, y el primer día de montaña cedió una minutada, posiblemente se vió afectado por las altas temperaturas. A pesar de ésto, supe rehacerse, mostrándose combativo y peleando, hasta que consiguió ganar la penúltima etapa en la que realizó una auténtica exibición.


Por otro lado, los líderes del movistar, estuvieron a un nivel muy alto. Quitana consiguió la segunda plaza, estando cerca de Froome y sabedor de que si no hubiera perdido tanto tiempo en la primera semana (sobre todo el día de los abanicos), podría haberse vestido de oro en París. A su vez, Valverde demostró toda la clase que tiene subiendo al podio, después de realizar una muy buena ronda francesa. No podía contener las lagrimas mientras expresaba que un podio en el Tour era "lo que he perseguido toda mi vida", y por fin lo había conseguido.
#Ciclismo