“El miedo que hay entre los políticos y entre los que desconocen el airsoft es la similitud de nuestras armas con las reales”, explica Juan Francisco González Alonso, miembro fundador del grupo Ranger Canarias, 4º Batallón, que destaca que saber utilizarlas es básico para el juego. “La formación es necesaria”, apunta. De hecho, el nombre de su equipo proviene de su parte de docencia.

“Nacimos con la intención de formar jugadores porque había y sigue habiendo un vacío. Mucha gente se lanza a jugar sin saber, se creen que es comprarse el arma, ponerse el traje y la protección ocular y jugar. Y luego se encuentran con que no saben ni las normas ni lo más mínimo para jugar correctamente”, lamenta.

Anuncios
Anuncios

Una de las normas es que los menores de 14 años no pueden jugar, aunque ellos han aumentado esta edad a los 16 años. Esa edad a la que él precisamente empezó, una época de la que destaca a un maestro con “unos ideales muy marcados”. “Eso mismo lo heredé yo –agrega–. Muchas veces cogemos las mismas experiencias que nuestros maestros. Nos gusta ser honrados y que la otra persona con la que te enfrentas lo sea también”. #Deportes Canarias