El #Tenis se encuentra atravesando un cambio de mando que parecía difícil que se produjera. Pero el nivel mostrado por Novak Djokovic en lo que va de la temporada deja claro que la época de la supremacía de Roger Federer y Rafael Nadal se encuentra muy lejana. Apoyado en una tremenda solidez física y mental, el serbio se afianza cada vez más como el rey de este deporte en la actualidad.

En un año que parece imposible de batir, Djokovic ha dejado atrás a las imponentes figuras de Federer y Nadal, quienes miran desde abajo como el rival a vencer se apodera semana tras semana de la escena tenística mundial.

Luego de una nueva coronación en Wimbledon, el oriundo de Belgrado no solo consiguió alzarse con su noveno título de Grand Slam.

Anuncios
Anuncios

También afirmó su puesto como número 1 del mundo (le sacó más de 4000 puntos a su inmediato perseguidor), el cual se apoderó allá por julio de 2011, y pocas veces lo soltó.

Sus rivales cada vez que lo ven del otro lado de la red saben lo que se van a encontrar. El propio Federer afirmó lo difícil que es enfrentarlo, y el historial entre ambos deja a las claras dicho comentario (con el triunfo del domingo, el serbio igualó la serie a 20 victorias por lado). Al margen de que el suizo exhibe un tenis elegante y su grandeza es indiscutible, el momento del actual número 1 lo deja en un segundo plano.

Otro que ha sabido superar a Djokovic en varios escenarios es Nadal. El mejor tenista español de la historia ha hecho de su garra y potencia desde la base una barrera muy difícil de sobrepasar para Nole.

Anuncios

Pero en los últimos tiempos las cosas se equipararon mucho, ayudado por el flojo nivel exhibido por el mallorquín. Los enfrentamientos marcan una pequeña superioridad de Rafa (23 a 21), pero la paliza que sufrió en Roland Garros dejó las diferencias actuales entre ambos jugadores muy evidentes.

Ya en un segundo lote aparecen los nombres de Andy Murray, Stan Wawrinka y Tomas Berdych. Si bien el escocés y el suizo, en especial este último, han sabido encontrarle la vuelta al juego del serbio, su regularidad les falla a lo largo de toda la temporada, y ahí es donde las diferencias se agigantan.

Gracias a un físico privilegiado, el mejor tenista del mundo ha dejado atrás la época de lesiones. Sin esa preocupación, su tenis fluye con mayor facilidad, en donde el revés es su golpe preponderante. En suma a esto, la llegada de Boris Becker a su equipo de trabajo le agregó una mayor potencia y regularidad a su servicio, lo que lo hace aun más completo.

Con un récord en la temporada de 48 victorias y solamente 3 derrotas (con Federer, Wawrinka e Ivo Karlovic), Djokovic está atravesando uno de los mejores momentos de su carrera. Y ante el panorama general, su supremacía parece que será difícil de interrumpir.