Con el tremendo año que tuvo su clásico rival, el #Real Madrid está obligado más que nunca a volver a conseguir un título de importancia. Si bien la décima Champions League ya se encuentra en las vitrinas blancas, la afición exige nuevas consagraciones, en especial tras lo conseguido por el conjunto de Luis Enrique. Ante este panorama, la dirigencia no realizó grandes incorporaciones, apoyándose plenamente en lo que ya tenía.

A falta de algunas semanas para el comienzo de la actividad oficial, el Madrid tendrá por delante un gran desafío. El mismo constará de opacar al gran equipo de la temporada pasada, ni más ni menos que el Barcelona.

Anuncios
Anuncios

Para conseguir dicha premisa, el equipo merengue deberá apelar a lo que tiene desde hace un año, ya que no ha realizado fichajes de peso hasta la fecha. La apuesta parece sumamente arriesgada.

Contrario a lo que la historia blanca remite, los dirigentes de la institución, con Florentino Pérez a la cabeza, apostaron plenamente a la plantilla con la que fracasaron la temporada anterior. A pesar de haber mostrado buenos lapsos de #Fútbol, el triunfo del archirrival profundizó aun más la derrota propia.

La contratación más resonante se produjo en el banquillo blanco. Con la llegada de Rafael Benítez, el Real se aseguró contar con un hombre de decisiones fuertes, que conoce la institución pero no le tiembla el pulso a la hora de realizar cambios de peso. Con el entrenador español se renuevan las ilusiones de la afición, aunque en él está demostrar lo aprendido en su largo paso por Europa.

Anuncios

Otra de las bombas del mercado madrileño se produjo con el alejamiento de Iker Casillas, su gran ídolo. Tras largas negociaciones, el histórico arquero dejó el arco que defendió por más de dos décadas. Al portero se le podría sumar Sergio Ramos, quien tiene en pausa unas extensas charlas con el Manchester United. De producirse la salida del defensor sevillano, el conjunto 10 veces campeón de la Champions perdería a dos de sus grandes baluartes.

El regreso de interesantes promesas como el brasileño Casemiro, Lucas Vazquez y demás, no parece ser suficiente para un plantel que aspira al logro inmediato. Al margen de las posibles llegadas de figuras como Marco Reus (una de las grandes novelas del mercado) o David de Gea, Benítez sabe que necesita confirmaciones a corto plazo para poder saber con que futbolistas contará de cara al inicio de la competición oficial.

Haciendo base plena en Cristiano Ronaldo, Karim Benzema, Gareth Bale y James Rodríguez, el Real Madrid intentará dar cara al óptimo presente del Barcelona. Con lo que cuenta hasta ahora, la misión parece difícil de llevar a cabo.