La selección chilena se impuso en los penaltis a Argentina por 4-1 para alzar su primera Copa América. La tarea de los chilenos no fue nada sencilla. El conjunto argentino era el favorito por la calidad individual de sus jugadores y por la exhibición de #Fútbol realizada en semifinales frente a Paraguay (6-1). No obstante, Chile jugaba en casa y también mostró un gran nivel durante los encuentros anteriores (México y Uruguay entre otros rivales). Se esperaba, por tanto, una final muy disputada y así lo fue.

El conjunto chileno, si algo ha demostrado durante la competición, es el gran nivel físico de todos sus jugadores destacando la excelente labor de su medular.

Anuncios
Anuncios

De esta manera, los argentinos no encontraron su mejor juego por la presión constante de los centrocampistas chilenos. No obstante, las mejores oportunidades durante la primera parte fueron para el Kun y Lavezzi, este último sustituyendo a Ángel di María. El Fideo no tiene suerte para las grandes citas con su selección. El año pasado ya se perdió la final del Mundial de Brasil por lesión. Por su parte, Chile tuvo algún acercamiento al área sin llegar a inquietar a Romero.

La segunda parte mostró la exigencia física que tiene toda final y los chilenos bajaron los kilómetros recorridos. Pero la mayor ventaja para Chile es que Messi estaba desaparecido. No es el mismo Messi que ganó el triplete este año con el Barcelona. La pulga no encuentra con Argentina su mejor versión y no es el jugador que todos esperan.

Anuncios

Por ello, se llegó a una prórroga que pudo haberse evitado si el árbitro hubiera pitado un claro penalti a favor de Argentina en los minutos finales o si Higuaín hubiera metido en el minuto 92, la ocasión más clara de Argentina en todo el partido.

En la prórroga Alexis demostró que fue el mejor del partido, a pesar de mandar a las nubes una ocasión clara de gol en el minuto 105 tras un fallo de Mascherano. No obstante, al jugador gunner todavía le quedaban fuerzas para correr y desbordar a los argentinos sin mucha dificultad. Por parte de los argentinos, Mascherano y Lavezzi se resintieron físicamente y parecía poco probable que metieran el gol que les evitaría llegar a los penaltis.

En la tanda de penaltis los argentinos demostraron que tuvieron la pólvora mojada durante todo el campeonato, a excepción del partido de semifinales, y solo Messi no falló. Higuaín tiró el balón a las nubes y Banega con un flojo y no colocado disparo ponía el triunfo en bandeja a Chile. Se preveía que Alexis tiraría el quinto penalti pero, tras los errores argentinos, tomó el balón en el cuarto lanzamiento para dar la primera Copa América a Chile.