Con el amistoso del viernes el Valencia dio por cerrada la temporada 2014/2015, la primera de Peter Lim y Nuno. El club blanquinegro acaba el curso con el objetivo del retorno a la Champions League cumplido y una sensación general de mejoría con respecto a campañas anteriores. El equipo che igualó la mejor puntuación de su historia, los 77 puntos del año del doblete, que le sirvieron para recuperar el pasaporte a la máxima competición continental.

Algunas claves positivas de la temporada del equipo che fueron los siguientes:

- Recuperación de la fortaleza defensiva. Las 33 dianas recibidas (30 por Diego Alves y 3 por Yoel) sitúan al #Valencia de Nuno como el mejor en términos defensivos desde el equipo del doblete. No en vano, hay que remontarse al año 2004 para hallar un Valencia con menos goles encajados que el de la temporada actual. Entonces, el conjunto dirigido por Rafa Benítez ganó la #Liga con tan solo 27 tantos en contra. El mejor registro desde entonces databa de la campaña 2005/2006, ya con Quique Sánchez Flores, cuando Santiago Cañizares recibió tan solo 33 dianas.

- Competitividad en los partidos contra los grandes. En una Liga disputada por los cinco primeros clasificados el Valencia hubiera acabado segundo, solo por detrás del Barcelona. El conjunto che solo perdió los dos choques contra el conjunto culé. Frente a los tres restantes la secuencia fue idéntica: triunfo en Mestalla y empate a domicilio. Lo que determina la posición final es el conjunto de 38 partidos, pero no cabe duda que los empates en el Pizjúan, el Calderón y el Bernabéu resultaron a la postre clave para conseguir el objetivo.

- Mestalla, un fortín. El Valencia solo se dejó 9 puntos en su propio feudo, que recuperó la etiqueta de fortaleza. Únicamente el Barcelona fue capaz de llevarse los tres puntos de Mestalla. Lo hizo, además, por la mínima con un gol en tiempo añadido.

- Irrupción de Gayà y André Gomes. El canterano valencianista hizo olvidar a Bernat y se ganó a la fuerza un contrato que le sitúa entre los mejor pagados de la plantilla. El ex del Benfica, por su parte, maravilló con su técnica y confirmó que se trata de uno de los centrocampistas del continente.

El curso también dejó aspectos negativos y decepciones, que se podrían resumir así:

- Debilidad a domicilio. La inmensa mayoría de los puntos que se dejó el Valencia se produjo lejos de Mestalla. El equipo de Nuno consiguió tan solo 29 puntos de un total de 57 a domicilio, y cosechó dolorosas derrotas como la de Riazor (3-0) o el Ciutat de València (2-1).

- Fracaso de la delantera. La delantera formada por Negredo, Alcácer y Rodrigo ha resultado altamente decepcionante. Entre los tres tan solo suman 19 goles en Liga (24 si se suman también los de la Copa). Es un bagaje exiguo con una lógica consecuencia: el club se debate entre dar a este trío una nueva oportunidad o contratar a un ariete de primer nivel europeo para competir en la élite.

- Naufragio en la Copa del Rey. Nadie duda que el sorteo de Copa fue claramente favorable al equipo che. Real Madrid, FC Barcelona y Atlético de Madrid quedaron en el otro lado del cuadro, mientras que solo el Sevilla se atisbaba como un cruce de enjundia para el conjunto blanquinegro. Sin embargo, el Valencia sudó de lo lindo para evitar el desastre contra el Rayo en dieciseisavos y cayó eliminado en octavos frente al Espanyol. En total, cuatro partidos muy deficientes que completaron el gran punto negro de la temporada valencianista.  #Fútbol