Luego de la muy buena semana que tuvo y que le terminó valiendo el título en el ATP 250 de Stuttgart, #Rafael Nadal no pudo seguir en sintonía en cuanto a su juego y cayó en el debut en el ATP 500 de Queen's. Su verdugo fue Alexandr Dolgopolov, quien lo derrotó por 6-3, 6-7 (6) y 6-4.

Avanza un escalón, y retrocede dos. Esta parece ser la situación actual de Nadal en el circuito. Tras la obtención de un nuevo título en Alemania (el número 66 de su carrera), el oriundo de Mallorca no tuvo una buena actuación en su primer partido en Londres y llegará a Wimbledon con más dudas que certezas.

En la previa se veía como un choque peligroso el que tendría Rafa por delante.

Anuncios
Anuncios

Y vaya si lo fue. El ucraniano, conocido por su desconcertante y espectacular #Tenis, complicó mucho a su rival, a tal punto de eliminarlo del torneo.

El primer set marcó claramente la pauta de cómo sería el encuentro en su totalidad. El de Ucrania se mostró totalmente lanzado, buscando la definición en la red o mediante tiros ganadores; y el de España aguantando esas envestidas como podía, mediante a su fantástica defensa. Sería el 79º del ránking quien golpearía primero, tomando la delantera por 3 a 0. Si bien el zurdo fue levantando su nivel a lo largo del parcial, la supremacía de Dolgo lo llevó a apoderarse del mismo, por un claro 6 a 3, en menos de media hora de juego.

El segundo evidenció una paridad absoluta. Si bien el décimo tenista del mundo se mostró dominante con el servicio (solo cedió dos puntos), no pudo conseguir ninguna opcion para quebrar el saque de su oponente, y todo se dirimió en la muerte súbita.

Anuncios

Ahí fue donde el múltiple ganador de Grand Slams mostró toda su jerarquía para llevar el encuentro a la tercera y definitiva manga.

En el decisivo fue el español quien tomó ventaja rápidamente, quedándose con el saque del oriundo de Kiev en el tercer juego. Pero cuando todo parecía encaminado para el favorito, Dolgopolov acertó varios tiros ganadores que antes no le entraban e hilvanó tres games en fila para quedarse con el partido, tras dos horas y 13 minutos muy intensas.

Nadal cayó en las puertas del torneo previo a Wimbledon. Luego de haber conseguido una amplia sonrisa la semana pasada en la hierba de Stuttgart, ahora las dudas lo vuelven a invadir, en el momento menos esperado para él y su grupo de trabajo.