En esta España que vivimos, donde nada ni nadie es capaz de ponernos de acuerdo, ha tenido que llegar una excelente persona de un pueblo de Albacete, Fuentealbilla, para que todo el mundo se ponga de acuerdo. Solamente hace falta visitar el hashtag #Iniestademivida para darnos cuenta de que los españoles tenemos algo en común.

Sí, una excelente persona, y además, y de añadido, uno de los mejores futbolistas del #Fútbol español y mundial. Un manchego universal dando su vida y su fútbol por España y Cataluña, y con tanta naturalidad y sencillez, que hasta nos resulta normal y no nos importan si un día llena de triunfos a unos o a otros.

Anuncios
Anuncios

Qué bien le iría a este país si hubiera 40 millones de Iniestas.

Desgraciadamente o afortunadamente sólo hay uno, aquel capaz de darnos un Mundial en el minuto 116, o de calificar al Barça en el último minuto para una final de la Champions en Stamford Bridge. O aquel capaz de regatear a cinco jugadores en una baldosa o regalar a su compañero un gol con un pase definitivo.

Hemos de reconocer que el documental “Iniesta de mi vida” de Telecinco nos ha emocionado y a la vez extrañado. No estamos acostumbrados a los homenajes en vida. En un país donde solamente somos capaces de hablar bien de nuestros muertos, resultaba muy extraño que una persona que aún está muy viva y en activo profesionalmente fuera capaz de recibir el alago de todos los que lo han conocido.

Sus compañeros y amigos, sus entrenadores, la prensa y, por supuesto, su familia.

Anuncios

Una familia que a sus 12 años tuvo que renunciar de su compañía y sacrificar los mejores años de su vida, la niñez, para cumplir sus sueños y la de todos los culés y españoles. Un ejemplo de honradez, sacrificio, sencillez y superación que deberían de poner en todos los colegios de este país.

La frase final del documental, pensada y dicha por el propio Iniesta “Lo importante no es el éxito, sino el camino” debería de servir de lema para toda nuestra juventud y muchos deberían recordar que el cariño que se le procesa a Andrés Iniesta vale muchísimo más que todos los Balones de Oro que se puedan conseguir.

Quizás, y viendo como está de revuelto el mundo del fútbol, en el que nada de lo que hemos vivido parece real, sino amañado, el que Iniesta no haya recibido el Balón de Oro hasta se puede considerar una bendición. Por muy corrompido que esté este deporte, lo que no ofrece ninguna duda es el juego de Iniesta en el campo. Eso es algo que no se puede amañar, aunque algunas veces, y por esos regates imposibles, nos pueda parecer que las imágenes estén trucadas.

El mundo del fútbol ha tenido excelentes jugadores y también jugadores más mediáticos. Hoy en día la gran cuestión es saber si Leo Messi o Cristiano Ronaldo es el mejor jugador del Mundo, y quizás uno de estos dos sea el mejor jugador, pero lo que no podemos negar es que en nuestro país tenemos a la mejor persona del mundo. ¡Muchas gracias Andrés por todo lo que nos has dado y por lo que, seguro, nos darás!