En primer lugar expresar mi más sincero respeto a todos aquellos aficionados del F.C. Barcelona y del Athletic de Bilbao que no se solidarizan, ni se sienten orgullosos, de la pitada al Himno Español en la reciente edición de la Copa del Rey. Respeto que, por otro lado, no tuvieron con ellos sus camaradas de equipo y que, en aras del nacionalismo, les pitaban a ellos también.

Hay que reconocer que los políticos nacionalistas han perdido el norte. La doble vara de medir de estos hacia el respeto de las instituciones y los signos del país apuntan a una actitud absolutista y dictatorial. Si alguien rodea el Parlament y abuchea a los representantes del pueblo catalán, entonces, sobre ellos caerá todo el peso de la ley; sin embargo, si se toman acciones contra la falta de respeto a los símbolos españoles, entonces, se está haciendo el ridículo.

Anuncios
Anuncios

Esta doble moral también queda patente a la hora de luchar y aceptar el trofeo que se disputa en la Copa del Rey. Obviamente, si alguien es capaz de silbar y vilipendiar una competición futbolística, lo lógico sería que no la disputara y, si lo hiciese, lo más coherente sería que no lo celebrase cuando consiguiera triunfar en ella.

Sin embargo, los nacionalistas, que se han apoderado de dos instituciones, en forma de clubes de #Fútbol, quieren estar a las duras y a las maduras. No podemos olvidar que dos clubes tan laureados como el F.C. Barcelona y el Athletic de Bilbao presumen y tienen en sus vitrinas muchas Copas del Rey y, lo que es peor, muchas Copas del Generalísimo.

La pregunta es evidente ¿Y si no la quieres, por qué las disputas? Ahora, y tras el bochornoso espectáculo, previo a lo que es fútbol, se habla de posibles sanciones.

Anuncios

Quizás, sería el momento de valorar si la sanción podría ser que estos dos clubes no disputaran la Copa del Rey. Visto lo visto, a ellos les estaríamos haciendo un favor y el resto de españoles no tendríamos que sufrir una falta de respeto cada vez que uno de ellos llegase a la final.

También se ha escuchado la palabra "libertad de expresión" para defender en abucheo al himno español. Sin embargo, esta es la misma libertad de expresión que si empiezas a insultar a una persona y a abuchearla simplemente porque no te gusta. La verdad, que si esto es lo que entienden los nacionalistas por libertad de expresión y respeto, entonces, lo mejor sería que no consiguieran independizarse nunca, no vaya a ser que con esta lección de libertad se volviera a repetir, en estos nuevos países, un episodio de exterminio que marcó la historia de Europa a mitad del siglo XX.

Así que, por favor nacionalistas, a respetar y a dejarse de dobles sentidos. Cuando asistieron a ver la final de la Copa del Rey al Camp Nou, un acto público, sabían que iban a escuchar el himno español; por lo tanto, si tanto les disgusta haberse quedado en su casa y haberlo silbado en la intimidad de su hogar, entonces sí que serían aplicables las palabras coherencia y libertad de expresión. #Rey Felipe