Era indispensable para Colombia obtener un buen resultado ante Brasil, a pesar de lo complejo que esto sonaba en los papeles. Pero el conjunto de José Pekerman hizo un partido muy inteligente y venció a la "verde-amarela" con el solitario tanto de Jeison Murillo en la primera etapa. Los de Dunga, que dejaron atrás un largo invicto desde su llegada, se mostraron deslucidos y muy dependientes de Neymar, quien esta vez no estuvo fino.

En la previa se veía como el partido más interesante de esta fase de grupos de la Copa América. Si bien el duelo tuvo momentos de buen #Fútbol, no cumplió con las expectativas, sobre todo por el lado de los brasileños.

Anuncios
Anuncios

Los colombianos consiguieron la diferencia en la primera etapa y supieron mantenerla sin sufrir demasiado.

El inicio del encuentro fue todo para Colombia. De la mano de Juan Cuadrado y James Rodríguez, los "cafeteros" se hicieron de la pelota y llevaron las acciones de mayor peligro hacia el arco defendido por Jefferson. La diferencia llegaría a los 36 minutos, cuando mediante un centro al área, Murillo encontró la pelota boyando y anotó el primer y, a la postre, único tanto de la noche en Chile.

El segundo tiempo fue muy diferente al primero. Los conducidos por Dunga tomaron las riendas en busca del empate, aunque sin mayores ideas. Los de Pekerman retrocedieron muchos metros en la cancha, y solo apostaron a una contra bien manejada por James o Teófilo Gutierrez, la figura del espectáculo.

Anuncios

Algunos de los tantos centros que llovieron en el área de David Ospina hicieron temblar a su defensa, pero la carencia de claridad en los pentacampeones del mundo ya era muy evidente, por lo que el resultado no se movió hasta que el árbitro marcó el final. El mismo tuvo un momento tenso cuando varios jugadores produjeron un violento tumulto, que terminó con las expulsiones de Neymar (ya había llegado a las dos amarillas) y Carlos Bacca.

Con este resultado, y a la espera de lo que suceda entre Venezuela (3 pts.) y Perú (0), Colombia se subió a la cima de este reñido grupo, junto con Brasil. El domingo será el momento de la definición, en donde cualquier cosa puede pasar, y hasta un gran favorito puede dejar la competencia en las puertas de los cuartos de final.