Gareth Bale anduvo desaparecido en la ida de las semifinales de Champions en Turín (hasta acabar siendo sustituido) y su mal partido no ha pasado inadvertido para la prensa española y británica. Su escasa aportación al juego del #Real Madrid viene refrendada, además, con los números globales ya que el galés ha empeorado sus estadísticas de la primera temporada.

Pese a contar con varias ventajas con respecto a su campaña de debut, como la adaptación al equipo y a la #Liga española, la posibilidad de hacer la pretemporada con el grupo dirigido por Ancelotti o la sensible rebaja de sus problemas físicos, el ex futbolista del Tottenham ha anotado menos goles y ha repartido menos asistencias en su segundo curso en el Real Madrid. 

En cuanto a la competición doméstica, los 15 goles y 12 pases de gol contabilizados en la primera temporada se han visto reducidos a 13 y 7 respectivamente durante la presente.

Anuncios
Anuncios

Además, pese a que restan tres jornadas para que finalice la Liga, el atacante galés ya ha igualado el número de encuentros disputados, 27, en su año de debut.

Con respecto a la Copa del Rey, Bale ha rebajado tanto su participación, de 5 a 3 partidos, como su contribución al conjunto de Ancelotti: ningún gol frente a uno que consiguió la temporada pasada, que además sirvió para darle el 19º torneo del "KO" al club de la Castellana. La única aportación tangible del futbolista de Cardiff la encontramos en el capítulo de asistencias. Un único pase de gol frente a los dos que logró la temporada pasada en Copa. 

Por último, Gareth Bale también ha empeorado sus guarismos en la #Champions League. Con 10 partidos disputados hasta el momento, el galés ha conseguido 4 goles y 2 asistencias. En su temporada de debut, repartió nada menos que 3 pases de gol y consiguió 6 dianas, una de ellas también en la final de la competición, en 12 partidos. 

Con todo ello, el futbolista galés ha acumulado críticas durante toda la temporada.

Anuncios

Especialmente desde el primer partido del año, cuando su decisión de no asistir a Benzema en Mestalla en una ocasión clamorosa de gol le costó la derrota al Real Madrid frente al Valencia CF y puso de manifiesto su egoísmo en algunas situaciones del juego. Entonces, la prensa británica defendió al que es uno de los máximos exponentes de su fútbol en la actualidad. Sin embargo, tras la debacle de Turín y su escasa intervención en el juego, las críticas también le llegan desde su país de origen.