Corría el minuto 75, y tras un excelente partido de fútbol, la contienda estaba igualada, y ni el más optimista, se podía imaginar el desenlace final. En la primera parte fue algo mejor el F.C. Barcelona y gracias a la afortunada actuación de Neuer el partido llegaba al descanso con empate a cero.

En la segunda parte, los alemanes de Pep Guardiola se ponían el mono de trabajo, y en algunos momentos del partido, la maquinaria alemana controlaba el juego y parecía que el Bayern de Múnich se iba a llevar un resultado positivo para afrontar el partido de vuelta.

Sin embargo, Leo Messi no había dicho aun la última palabra y en el minuto 77, tras una buena recuperación de Dani Alves, se inventaba un disparo cruzado desde fuera del área, que rozando el palo izquierdo, lograba superar al extraordinario portero alemán.

Parecía que ya era suficiente y que este resultado podría ser bueno para el partido de vuelta; sin embargo, Messi no estaba por la labor y tres minutos más tarde, en el minuto 80, el argentino se sacaba de la chistera uno de esos goles que se repetirán hasta la saciedad en todas las televisiones del mundo.

El recorte a Boateng será utilizado para enseñar a todos los niños lo que es un quiebro en el área, y el sutil remate por encima de Neuer, será utilizado como un ejemplo de cómo sortear a un portero de casi dos metros de alto. En tan solo tres minutos Leo Messi desataba la locura en el Camp Nou y los aficionados azulgranas se frotaban los ojos ante el espectáculo futbolístico de este crack argentino.

Ya muchos aficionados se veían en la final de Berlín, pero aún quedaba otro capítulo de esta historia. El colegiado italiano alargaba cuatro minutos el final del partido, y ese tiempo fue el que necesitó Neymar Jr. para darle la puntilla al Bayern, y a pase de Messi, de quien si no, se plantaba delante de Neuer y lo batía por bajo.

Locura colectiva en Camp Barça y lo que se vislumbraba complicado, en tan solo quince minutos parecía coser y cantar. Un duro golpe para el once de Guardiola al que sólo le queda recuperarse para que en menos de una semana intente dar la vuelta a este resultado que la prensa alemana no ha tardado en calificar de humillación

Sí, sólo siete días para confirmar la más que probable clasificación del Barça para la final de Berlín y para que el Real Madrid intente dar la vuelta al resultado de Turín. Y si todo es así, la puerta de Puerta de Brandeburgo será tomada por los aficionados españoles y volveremos a ver una nueva final de la Champions con dos equipos españoles. #FC Barcelona #Champions League