Hay momentos en la vida que demuestran cómo es cada persona. Digamos que son instantes vitales en los cuales uno debe de saber cuál es su sitio, de tal manera que también deben saber comportarse con la situación en la que están viviendo.

Nos referimos concretamente a la actitud que #Cristiano Ronaldo tuvo cuando el árbitro del partido pitó el final del tiempo reglamentario en Cornellá, campo del Espanyol de Barcelona. Una forma de ser que retrata la actitud de este hombre.

Cuando el colegiado hizo sonar el silbato para indicar el final del partido, Marcelo, que tenía el balón en su poder, le lanzó a Cristiano la pelota. Claramente era para que se la guardara, ya que el luso había conseguido un hat-trick, había logrado perforar la portería rival con tres dianas.

Mientras Ronaldo agarraba el balón y tenía una sonrisa de oreja a oreja, se dio cuenta que el resto de sus compañeros no se dirigían para el túnel de vestuarios. Se quedo un poco parado cuando vio que todos estaban aplaudiendo a la grada, y empezó a aplaudir levemente con un gesto contradictorio.

Al no borrar esa abierta sonrisa, casi carcajada, de la cara, tuvo que dirigirse hacia él Pepe, central portugués del #Real Madrid para comentarle, seguramente, que borrara esa sonrisa de la cara, intentando apagar el previsible fuego, que habían perdido el título de liga en favor del F.C. Barcelona y su deber era aplaudir al público que se había desplazado hasta la capital catalana para agradecer su apoyo.

Decimos que seguramente, porque Pepe se puso la mano en la boca al dirigirse a Cristiano, pero lo que nos deja claro el tema del que le habló fue la actitud de Ronaldo, que le iba cambiando la cara a medida que Pepe iba hablándole, hasta dejar de reírse y ponerse a aplaudir a la afición que siguieron al equipo.

No cabe duda que Cristiano Ronaldo es uno de los mejores jugadores del planeta, pero estas actitudes son las que le pierden al astro luso. No se debe celebrar un hat-trick con una sonrisa de oreja a oreja, cuando tu equipo ha perdido una liga, hay que fijarse en esos pequeños detalles. #Fútbol