La turbulenta relación de #Iker Casillas con el público del Santiago Bernabéu escribió un nuevo capítulo durante el partido contra el Valencia. El guardameta estalló ante los silbidos de un sector de la grada del estadio madridista, reacción inédita en un futbolista habitualmente comedido e impasible ante las críticas de la afición madridista. 

Todo comenzó en el minuto 19. Paco Alcácer remata a gol un centro medido de José Luis Gayà desde la izquierda. Casillas roza el esférico pero no acierta a evitar el tanto valencianista. Es discutible considerar el tanto error del cancerbero, pues el delantero valencianista remata muy cerca de la portería, en el área pequeña, lo cual dificulta sobremanera la intervención de Casillas.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, un sector del respetable del Bernabéu no lo entendió así y volcó en el portero del #Real Madrid la frustración tras primer gol valencianista: la diana de Alcácer ponía en jaque la #Liga, que quedaría prácticamente sentenciada para el Barcelona. En todos los balones que tocó Casillas hasta el final de la primera mitad la grada le dedicó silbidos en señal de desaprobación.

No mejoró la situación con el segundo gol del Valencia. Los pitos fueron in crescendo tras el gol de Javi Fuego al rematar un centro de Dani Parejo. El cabezazo del mediocentro del Valencia fue inapelable pero pese a ello la grada intensificó su señalamiento al portero del Real Madrid. 

Este, visiblemente afectado por la actitud de los aficionados merengues, acabó por estallar. "Ya está bien, a tomar por culo", espetó tras el tanto de Alcácer.

Anuncios

Otras expresiones malsonantes como "Pitad lo que os dé la gana, cojones ya", entre otras, fueron captadas por las cámaras que grabaron el encuentro. 

Es la primera vez que el portero de Móstoles muestra públicamente su disconformidad con las críticas de la grada del Santiago Bernabéu. Públicamente siempre se ha manifestado a gusto en el equipo blanco y dispuesto a finalizar su contrato con la entidad que preside Florentino Pérez.

No obstante, sus palabras durante el partido ante el Valencia y su repercusión serán de poca ayuda para apaciguar los ánimos. La relación de Casillas con la afición del Real Madrid se ha visto muy deteriorada en los últimos años desde el inicio de su suplencia a las órdenes de José Mourinho. A debate está si será sostenible de cara a la próxima temporada.