El varapalo que sufrieron en la noche de ayer los aficionados merengues al caer en semifinales de la Champions League frente al equipo dirigido por Massimiliano Allegri, la Juventus de Turín, no ha tardado en cobrarse víctimas en gran parte de la afición. Y no son otros que #Carlo Ancelotti e #Iker Casillas.

El técnico del club blanco ha perdido mucha confianza entre los directivos y aficionados, ya que una temporada en blanco para un club como el #Real Madrid es un fracaso con letras mayúsculas. Y no les falta razón. 

Nadie duda que Ancelotti sea un entrenador de primer nivel, pero sus decisiones no han gustado para nada a la afición.

Anuncios
Anuncios

Y donde más se le reprocha es en su política de rotaciones. El técnico casi siempre ha jugado con el equipo titular incluso en partidos de poca transcendencia, por lo que hay muchos jugadores que no han tenido apenas minutos (véase Keylor Navas) y otros que han jugado todos los partidos (como Toni Kroos).

Ésta política de rotaciones ha provocado que un equipo que al principio de temporada era clarísimo candidato a todos los títulos desplegando un juego impresionante haya acabado agotado. Muchos jugadores han llegado fundidos a este tramo final de temporada o incluso lesionados, como es el caso de Luka Modric, una pieza fundamental en este Real Madrid.

Además, el que jugadores fuesen intocables aun estando rindiendo a un nivel muy por debajo del suyo es algo que también han encendido a los aficionados, ya que piensan que un jugador que juegue por decreto, haga lo que haga, no dará el 100% en todos los partidos y sus suplentes no tengan confianza.

Anuncios

Y estos jugadores no son otros que Iker Casillas, Gareth Bale, Cristiano Ronaldo y Karim Benzema. El técnico del Real Madrid, que ha afirmado muchas veces que "mientras estén bien físicamente van a jugar siempre", ha cabreado a la hinchada merengue, pues mientras veía que alguno de la BBC no rendía para nada en ese tramo de la temporada, jugadores que entraban con fuerza como Chicharito quedaban relegados aun poniendo todo el esfuerzo del mundo.

Esto, junto a su política de sustituciones en el partido (solo cambia a partir del minuto 70) y a su obsesión con jugar con un esquema claramente vulnerable solo porque la BBC pudiera jugar ha hecho que el técnico pierda confianza aun habiendo conseguido la preciada Décima.

Otro señalado es Iker Casillas. La afición del Real Madrid no perdona que esté rindiendo a ese nivel mientras que Keylor Navas, un portero de primer nivel, esté en forma y pueda rendir mucho más que el actual Casillas. Y no ha tardado en hacerse notar.

Los aficionados saben todo lo que les ha dado Iker Casillas, pero creen que es hora de que salga del club o acepte su suplencia para dejar a otro portero que en estos momentos esté al nivel que necesita el equipo.

Anuncios

Quieren que sigan los pasos de un verdadero capitán como lo fue Carles Puyol, que al verse que no podía dar todo al club aceptó que era hora de irse, o de Xavi Hernandez, el cual ha aceptado su suplencia y aun puede dar mucho al Fútbol Club Barcelona desde los minutos finales.

Por ello, la afición quiere que Iker acepte que ya no está al nivel. Nadie pita a un ídolo como Iker Casillas sin motivo. La afición quiere a Iker pero no así, la afición quiere que Iker sea el gran capitán del Real Madrid como en su día Carles Puyol lo fue del Fútbol Club Barcelona. Aunque parece que habrá culebrón para rato...