Anoche se vivió una de las carreras más emocionantes que hemos disfrutado en #Moto GP desde hace mucho tiempo. Todos los pilotos estuvieron al límite, todos arriesgaron, pero al final Argentina tenía primer puesto sólo para uno, para el veterano, para el más grande: Valentino Rossi, imparable en su lucha por el décimo título. La madurez y experiencia del 'doctor' se impuso ante la juventud de Márquez en una reñida batalla en la que el español se fue al suelo.

Tras un alucinante inicio de temporada el italiano no dejó que se le escapara esta tercera carrera que le mantiene líder en el campeonato y peleó hasta el final por ganarla.

Anuncios
Anuncios

Rossi salía en segunda línea de parrilla y no tuvo un buen comienzo, ya que en la primera vuelta se le escapaba la cabeza de grupo quedando en octava posición, pero pronto reaccionó y comenzó a escalar posiciones.

Márquez por su parte, tiró delante desde el principio y no le fue difícil mantenerse líder hasta la penúltima vuelta en la que el italiano enseñó su rueda y marcó territorio. Lorenzo no comenzó mal y llegó incluso a estar segundo, a rueda de Márquez, pero tras unos fallos quedó en quinto puesto. Su elección de dureza media de neumático no fue la misma que Rossi, quien se atrevió con un acertado extraduro, que demostró ser la clave en el circuito argentino.

Aunque parecía ser una carrera premonitoria más, en la que Márquez cogía el primer puesto desde el principio y no lo soltaba, Rossi le dio un giro a la situación siendo capaz de poner a punto su Yamaha, arriesgando todo su arsenal para acabar a rueda del actual campeón del mundo.

Anuncios

La leyenda perseguía de cerca el primer grupo, liderado por el catalán, desde cerca y sin aparente dificultad y veloz como un rayo fue superando a sus rivales.

Fue un precioso viaje en el tiempo, una mirada retrospectiva a las carreras sorprendentes a las que el 'doctor' nos tenía acostumbrados. Llena de emoción y donde nada queda decidido hasta el final. Aprovechando las frenadas, su fuerte a lo largo de su trayectoria, la técnica de Rossi volvió a brillar en el circuito argentino, donde una de sus actuaciones más estelares eclipsó al público y comentaristas.

Nadie confiaba con que pudiera alcanzar al español, quien corría desahogado rodando en solitario, y mucho menos darle caza, 'Márquez va tranquilo no le va a poder pillar', comentaban. Lo que no esperaban era que el suspense se mantendría hasta el cierre ni tampoco esa actitud implacable del italiano, quien comentaba al terminar: 'Ya llevo dos victorias y voy a pelear hasta el final'.